• Las grandes compañías de telecomunicaciones habían presionado para anular las reglas.
  • El empeño por eliminar las reglas ha generado temores entre los defensores de los consumidores, varias compañías web y los ciudadanos.
  • Temores, por ejemplo, de que sus compañías telefónicas y de televisión de pago controlen qué es lo que la gente ve y hace en Internet.
  • Los defensores de la neutralidad en internet amenazaron con impugnaciones legales y el fiscal general de Nueva York prometió encabezar una demanda de varios estados.
Las autoridades de telecomunicaciones de Estados Unidos derogaron el jueves una serie de reglas de "neutralidad en internet" que datan del gobierno de Obama, con lo que otorgan a proveedores de internet como Verizon, Comcast y AT&T manos libres para reducir la velocidad o bloquear páginas y aplicaciones como les parezca o para cobrar para darles más velocidad, informa El Nuevo Herald. En una votación de 3-2 apegada a líneas partidistas, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) desechó un viejo principio que indicaba que todo el tráfico en internet debía tratarse de la misma manera. Las grandes compañías de telecomunicaciones habían presionado para anular las reglas, y aseguraban que eran estrictas y desalentaban la inversión en redes de banda ancha. "¿Qué fue lo que hizo hoy la FCC?", preguntó el presidente del organismo, el republicano Ajit Pai. "En términos simples, restauramos el marco de mínima reglamentación que ha regido a internet durante la mayor parte de su existencia". El empeño por eliminar las reglas ha generado temores entre los defensores de los consumidores, varias compañías web y los estadounidenses comunes, de que sus compañías telefónicas y de televisión de pago podrán controlar qué es lo que la gente ve y hace en internet. Pero la industria de la banda ancha ha prometido que la experiencia en internet para el público no sufrirá cambios. Es poco probable que la votación de la FCC sea definitiva. Los defensores de la neutralidad en internet amenazaron con impugnaciones legales y el fiscal general de Nueva York prometió encabezar una demanda de varios estados. Andrés Velázquez [email protected]