• Especialmente por la IP-TV y, en general, la imagen.
  • Vamos, que utilicemos el satélite.
  • La verdad es que las ventajas del espacio son muchas: el problema es el precio.
¿La televisión, el vídeo, van a colapsar en Internet? Esta es la pregunta que se formula Carlos Espinós, Ceo de Hispasat (en la imagen), en el seminario sobre mercado digital de la Menéndez Pelayo. Una pregunta interesante pero a instancias de parte, porque, evidentemente, lo que Espinós ofrece como alternativa es su satélite. Espinós recuerda que la media de velocidad es hoy de 8,7 megas en España, cuando la TV de alta definición exige una media de 30 y la ultra alta definición, 50. Su despliegue, asegura el Ceo de Hispasat, es más rápido que el despliegue de redes terrestres y más eficaz para el mundo rural. Muy cierto, pero lo difícil es el coste del uso del satélite cuando se quiere llegar a un público masivo pero que opera en Internet de forma individual. Complejo ciertamente. Y lo malo es que el sector satelital también está surgiendo el oligopolio y las economías gigantescas con un oligopolio de empresas gigantescas. Hispasat es una satelital de tipo medio. Esta es la cuestión. Eulogio López [email protected]