• Lo que significa esto: en Francia, el ISIS fracasó, en España, Al Qaeda triunfó.
  • En resumen, los galos se unen frente al Califato Islámico. Igualito que aquí el 11-M.
  • Y el ministro de Exteriores español envidia el patriotismo francés.
  • José Manuel Margallo va imponiendo su tesis: el enemigo no es Bashar Al-Asad, sino el Estado Islámico.
  • Que es tanto como decirle que Barack Obama se ha equivocado. Y con él, toda Europa.
  • Eso sí, asegura que parte de Al Nusra puede ser aprovechable.
Insisto: la cabeza mejor amueblada del Gobierno Rajoy, mucho más que la de su presidente, es la del titular de Exteriores, José Manuel García Margallo (en la imagen). Y, sobre todo, representa el discurso más sólido de todo el Ejecutivo. Margallo ya ha presentado su libro, que era lo que le hacía más ilusión, y ahora puede dedicar más atención al Califato Islámico, tras los atentados de París y las detenciones del miércoles. Ideas vertidas hoy miércoles por Margallo en los Desayunos de RTVE.  En primer lugar, Margallo se ha convertido en el defensor de Bashar Al-Asad. La verdad es que no siempre lo ha sido pero se dedica a la diplomacia, donde una mentira no es sino otra forma de explicar la verdad. Sea como fuere, ahora lo tiene claro: Al-Asad puede no resultar simpático pero estaba del lado de la civilización, no del de la barbarie. Sobre todo, respetaba una serie de derechos, como el derecho a la libertad religiosa de los cristianos. Eso sí, sorprendentemente Margallo asegura que parte de los grupos rebeldes, es decir, parte de Al Nusra, la rama de Al Qaeda en Siria, son "aprovechables". Doble giro sobre lo políticamente correcto en la democracia occidental. Por una parte, implícitamente se está reconociendo que la famosa oposición moderada y libre a Al-Asad, sobre la que tanto insiste Obama, no existió nunca salvo en la mínima parte de sirios fagocitados por Al Qaeda. Y esa es la parte que Margallo considera "aprovechable". Es decir, los moderados opuestos a Al-Asad que se vieron superados por los radicales sucesores de Bin Laden. Más cosas: Margallo evita decir si España está en peligro y lo subsume dentro del genérico todo el mundo está en peligro porque el ISIS puede golpear en cualquier sitio (ha dicho que piensa golpear en Al Andalus) pero no oculta su "envidia" ante la reacción primera  de los franceses, que salían del Estadio cantando La Marsellesa del Estadio. "Un patriotismo que ya querría yo ver aquí". En efecto, el 13-N ha unido a los franceses frente al enemigo común. Sin embargo, el 11-M (aún más asesinados en España, 124 frente a 194) dividió a los españoles y llevó a Zapatero, contra todo pronóstico, a La Moncloa. Lo que significa esto: en Francia el Califato Islámico fracasó, en España Al Qaeda triunfó. Eulogio López [email protected]