Es el chiste de la burocracia actual y de la autoexigencia estúpida que tanto complican la vida en el siglo XXI. Los discípulos están hambrientos pero no quieren comer el pan y los peces por cuestiones sanitarias profundas,  esas tontunas como los regímenes vega, que agotarían la paciencia del santo Job. ¿Lo malo? Que se trata de un chiste muy real. Hispanidad [email protected].com