#Duro Felguera

El Reinado Eucarístico

La pureza y la castidad no son imposibles. Los consagrados a María deben ser puros y deben estar pendientes de los demás, no de sí mismos. Con ella, todo es fácil.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto