El Observatorio para la Intolerancia y la Discriminación contra los Cristianos en Europa (OIDAC) publicó el martes 7 de diciembre un informe en el que se revela que la objeción de conciencia está bajo amenaza en España, Francia y Suecia, recoge Aciprensa.

En conferencia de prensa, la directora ejecutiva de OIDAC, Madelein Enzlberger, presentó el informe de 71 páginas que analizó diversos casos de libertad de conciencia, derechos de los padres y objeción de conciencia en cinco países europeos: España, Francia, Alemania, Suecia y Gran Bretaña.

Enzlberger explicó que estos derechos se relacionan con una presión constante en lo referente, entre otras cosas, al tema del aborto.

El reporte señala que la modificación de una cláusula de objeción de conciencia en Suecia ya había afectado a profesionales cristianos, y que "desarrollos similares en Francia y España podrían llevar a una exclusión total de los cristianos en ciertas profesiones”.

En Suecia, los cristianos en el sistema de salud pueden ser despedidos por ejercer su derecho a la objeción de conciencia. La Corte Europea de Derechos Humanos rechazó en 2020 considerar el caso de dos parteras, Ellinor Grimmark y Linda Steen, a quienes se les negó el empleo por rechazar la práctica de abortos, añade Aciprensa.

El Parlamento Europeo, el cuerpo legislativo de la Unión Europea, votó en junio a favor de un informe que describe el aborto como “cuidado esencial de la salud” y que busca redefinir la objeción de conciencia como la “negación del cuidado de la salud”.

La ministra de Igualdad dijo el 8 de julio que “el derecho de los médicos a la objeción de conciencia no puede estar por encima del derecho de una mujer a decidir

En España, la ministra de Igualdad, Irene Montero, alentó en septiembre una iniciativa para crear un registro de médicos, enfermeras y personal objetor de conciencia ante el aborto, con el objetivo de garantizar “el derecho a interrumpir embarazos” en hospitales públicos. La ministra de Igualdad dijo el 8 de julio que “el derecho de los médicos a la objeción de conciencia no puede estar por encima del derecho de una mujer a decidir”, lo que suscitó que 52 colegios médicos consideran sus propuestas como “inaceptables, ilegales e injustas”.

Enzlberger dijo que “con la libertad de conciencia nosotros constantemente tenemos que lidiar con movimientos ideológicos que quieren eliminar la objeción de conciencia para el personal médico, especialmente cuando se trata del aborto”. “Hay una presión actual al respecto, especialmente en España, pero también se da en Francia”, agregó, recoge Aciprensa.

Enzlberger puso también el ejemplo de Julia Rynkiewicz, estudiante de obstetricia en el Reino Unido, que fue suspendida cuatro meses y enfrentó una investigación de "aptitud para practicar" debido a su participación en un grupo provida en su universidad en Nottingham.

La OIDAC, con sede en Viena, ha documentado 4.000 casos de intolerancia y discriminación contra cristianos en Europa en los últimos 10 años, más del 70% de los cuales han sido delitos de odio cometidos con motivos anticristianos.