El fondo Mubadala busca de nuevo un destino para Cepsa tras la frustrada operación de salida a bolsa. Nada ha cambiado nada, por tanto, en la intención de abandonar la petrolera -España no está en la estrategia de Abu Dabi-, aunque no tiene claro cómo hacerlo, según fuentes consultadas por Hispanidad.

La pregunta esencial, en estos momentos, es que hacer, y resucita de nuevo la vía de vender Cepsa a fondos de inversión, algo que intentó parcialmente antes de la operación bursátil, pero del todo, que es justo lo que más temen en la empresa.

No sólo eso, el propio consejero delegado, Pedro Miró (en la imagen), ha advertido que si Mubadala enfila en esa dirección se jubilará de la empresa. Se niega al control de los fondos, con todo lo que condiciona en la gestión de una compañía. El aviso no es baladí si tenemos en cuenta el papel en la petrolera del su principal ejecutivo.

El aviso de Miró es clave por su labor como como consejero delegado de Cepsa

Y más, el nuevo presidente de Cepsa, Musabbeh Al Kaabi, el primero en el cargo de la etapa Mubadala tras la fusión de IPIC, cuenta con Miró, al que deja trabajar, como informó Hispanidad y confirman las fuentes consultada.

En paralelo, siguiendo precisamente las líneas marcadas por Miró en su plan estratégico (contenido en el informe Cepsa Energy Outlook 2030), la petrolera ha anunciado un paso más en el proceso de diversificación con una la nueva oferta de luz y gas para pymes, que unifica gas natural y electricidad, explica en un comunicado (en el documento adjunto). La compañía ha llegado a un acuerdo con la Confederación Española de Comercio (CEC) para informar de sus servicios a sus  90.000 empresas asociadas.