• El nuevo Plan PIVE incluye ayudas de 2.000 euros para la compra de vehículos.
  • El ministro Soria aseguró a principios de septiembre que no había dinero para un nuevo Plan Renove.
  • Pero al final, tanto Anfac como Ganvam han doblado el pulso al Gobierno.
  • El PP abjura del principio liberal de no conceder subvenciones.

A principios del mes de septiembre, y a pesar de las sucesivas amenazas del sector automovilístico con echar más gente a la calle, el ministro de Industria, José Manuel Soria (en la imagen), afirmó que no había dinero para un nuevo Plan Renove.

Pero este jueves, en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del año 2013, el Ejecutivo ha anunciado la puesta en marcha del Plan PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente), que consiste en subvencionar con 2.000 euros la compra de coches. Es decir, que tanto los fabricantes (Anfac) como los vendedores (Ganvam) han ganado el pulso al Gobierno.

Y esta subvención es especialmente llamativa en unos presupuestos restrictivos y austeros. De esta manera, además, el PP abjura del principio liberal de no conceder subvenciones… y con la que está cayendo.

Andrés Velázquez

[email protected]