Como buenos alemanes, abandonan la energía nuclear con la venta de Areva

El beneficio neto de Siemens aumentó un 89%, hasta los 2.836 millones. Crecen un 28% los pedidos y se incrementan un 7% los ingresos hasta los 17.700 millones de euros, con todas las áreas de la compañía en crecimiento. Pero el peso principal en estos resultados lo tiene la venta del 34% de su participación en Areva.

La compañía ha hecho gala de su germanidad deshaciéndose de su participación en la energía nuclear. Su consejero delegado para España y Suroeste de Europa ya anunció que la compañía quiere centrarse en la energía verde. Aunque la obsesión de Merkel por acabar cuanto antes con la nuclear ha puesto las bases, los analistas entienden que el sector nuclear continúa siendo rentable y Siemens tiene en él el valor añadido de la experiencia. Por eso, la multinacional alemana tendrá que llenar ese hueco mediante la adquisición de alguna otra compañía.

Mariano Tomás

[email protected]