Reino Unido continúa tensando la situación mientras el Gobierno español parece haber agotado sus opciones

Este jueves ha comenzado a funcionar el nuevo procedimiento habilitado por el Gobierno de Gibraltar para tramitar las quejas de los ciudadanos acerca de los retrasos en la verja. En pocas horas, Bruselas ha recibido un centenar de estos mensajes, aunque ha dejado claro que "no habrá un trato especial" para ellas y que seguirán los trámites establecidos.

En cualquier caso, la Comisión Europea sigue el tráfico del paso fronterizo gracias a una cámara fija instalada en la zona. Por eso, el portavoz del Ejecutivo comunitario, Olivier Bailly, ha afirmado que no había observado retrasos significativos en los últimos días.

No obstante, "Tenemos que ir sobre el terreno para comprobar si hay razones objetivas que hacen que el paso se ralentice en ciertos momentos de la jornada o por alguna particularidad de esta frontera", ha señalado Bailly.

Como se ve, el Gobierno de Cameron continúa con su estrategia de tensar la situación, sabedores de que, de momento, no tienen nada que perder y sí mucho que ganar. Sobre todo porque el Ejecutivo de Rajoy, tras prohibir el paso de camiones con arena española, parece haber agotado sus opciones.

Pablo Ferrer

[email protected]