• El primogénito, Rafael del Pino (en la imagen), se niega a hacerle un hueco en la empresa y le compra un 3,1% de Ferrovial.
  • Y no olvidemos que Leopoldo del Pino también fue apartado de la gestión. Su hermana María se conforma con su puesto en el Consejo y su labor en la Fundación.
  • Ahora mismo, la patrimonial Portman Baela posee el 41% de la constructora.

Las cuentas de Ferrovial no van nada mal pero las relaciones entre los cinco hermanos herederos de Rafael del Pino Moreno (Rafael, María Fernando, Joaquín y Leopoldo) marchan de mal en peor. Joaquín y, sobre todo, Fernando, han sido los más rebeldes ante el poder total que detenta el primogénito, Rafael del Pino.

Rafael nunca ha dado pábulo a su hermano Fernando en la gestión de la empresa. También es cierto que Fernando fue el que coordinó las inversiones (los ya famosos 5%) en distintas empresas como Indra, Banco Pastor o Acerinox. De todas ellas salieron escaldados y ahora se centran en Ferrovial.

O se centraban porque Fernando insiste en volar solo. Así, ha forzado a su hermano Rafael a comprarle un 3,1% de la Empresa (Ferrovial vale en bolsa 11.300 millones de euros), un desembolso importante que catapulta a Rafael del Pino hacia el poder absoluto. Recordemos que el presidente posee, además de su participación conjunta, un 1,25% más en solitario. Ahora, un 4,35% más que cada uno de sus hermanos.

A lo que se niega Fernando. Es lo que siempre ocurre en las empresas familiares con las herencias: ¿cómo repartir el patrimonio en la segunda generación  

En cualquier caso, la compra de Rafael a Fernando indica que las aguas siguen revueltas en el 'family office' de los hermanos Del Pino Calvo Sotelo. Esperemos que el pulso no acabe por afectar a la compañía líder por rentabilidad en el sector constructor.

Eulogio López

[email protected]