La medida, que permitirá ahorrar 10,5 millones de euros en dos años, no incluye un ERE sobre los conductores

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha defendido este jueves en rueda de prensa el Real Decreto que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha llevado hoy al Consejo de Ministros. La transformación del parque móvil ministerial en parque móvil del Estado.

Una medida que permitirá ahorrar casi ocho millones de euros mediante la reducción del número de coches oficiales y la racionalización de su uso. Ante las críticas recibidas sobre la medida, calificada como 'un ahorro en el chocolate del loro', la vicepresidenta se ha defendido y ha manifestado que "empiezas a sumar loros y te juntas con una pajarería".

A partir de ahora, un coche oficial no lo usará un subsecretario en exclusiva, sino que estará adscrito a la subsecretaría donde será utilizado para los menesteres que se consideren necesarios. Es más, los directores generales no tendrán coche oficial, sino que dispondrán de coches de incidencias que estarán a disposición de todos los trabajadores de la dirección general para desarrollar sus tareas. Con esta medida se espera ahorrar 10,5 millones de euros en dos años, y no tendrán coste de despido alguno porque muchos conductores están en edad de jubilación y no ha habido tasa de reposición para este colectivo en los dos últimos años.

La medida parece la respuesta a una reclamación muy extendida entre la gente de la calle, y además no implica que nadie se quede sin trabajo. Hay otros muchos sitios donde meter la tijera, pero algo es algo: se reducirán un 66% los coches de representación de altos cargos de la Administración General del Estado y se limita el número de altos cargos y autoridades con coche asignado, de forma que los directores generales tendrán que compartir vehículo. Diez millones y medio de euros es la misma cantidad que han impuesto como fianza los jueces a los cuatro ex directivos de Novacaixa Galicia.

Sara Olivo

[email protected]