Sr. Director:  

La radicalidad del "lobby gay" se acentúa por momentos contra aquellos que no acepten sus preceptos de bodas o adopciones de menores entre otros. Contra el PP y la Iglesia Católica son inmisericordes, llegando al insulto, la blasfemia, la burla o la amenaza.

En el último número de la revista "Zero", famosa por sacar del armario a un cura y un militar, podemos leer "Mariano Rajoy, como candidato presidenciable, quizá deba enfrentarse a rumores sobre su orientación sexual" en su editorial. Todo un insulto al honor reconocido por la democracia. Quién no acepta los postulados del colectivo homosexual es tachado por "homófobo", como hicieron recientemente con el cardenal Rouco, que ni siquiera mencionó la homosexualidad en su homilía.

Ciertos componentes del colectivo gay atacan inmisericordemente el pensamiento opositor, convirtiéndose en la nueva inquisición modernista, neototalitaria y dictatorial, perseguidora del pensamiento opositor. Otra lindeza de ésta revista, esta vez escrita por Karmele Marchante, es toda una irreverencia hacia los católicos: "Que Teresa de Calcuta se chuta, porque era una beatorra del Papa más naftalínico contra las mujeres que esa Iglesia ha dado".

Desde aquí mi queja, respetuosa y democrática en éste medio ante lo que observo una ofensa contra el sentimiento religioso, probablemente puníble de ser denunciado.

Lola Fernández

lolirodri70@mixmail.com