• Ojo, se trata de un veterano de Inditex, anterior a la llegada del propio Isla.
  • ¿Será el futuro consejero delegado? Mejor no hacer apuestas sobre eso.
  • Isla quita hierro al 'viernes negro' y no cree que el grupo haya tocado techo.
  • El presidente y Ceo del líder textil afirma que "tiene un claro potencial de crecimiento y recorrido en todos los mercados".
  • ¿La razón? Antes venía más determinado por la superficie física, pero ahora a las tiendas se suma el mundo 'online'.
  • Por primera vez, se presentan en los resultados cifras de las ventas 'online': suben un 41% y representan un 10% del total, o sea, unos 2.530 millones.
  • España sigue siendo importante: aporta el 16,3% de las ventas, es decir, 4.130 millones de los 25.336 millones totales.
  • Continúa con una buena generación de caja, lo que permite premiar a empleados, aumentar el dividendo y más inversiones.
Movimiento histórico en Inditex: Carlos Crespo ha sido nombrado director general de operaciones, un cargo de nueva creación y que se puede considerar como el segundo más importante de la compañía, solo por debajo de los que ostenta Pablo Isla, presidente y consejero delegado (en la imagen). Hasta ahora, Crespo, uno de los hombres de la máxima confianza de Isla, estaba al frente de la auditoría interna del grupo. Ahora coordinará las áreas de sistemas, logística, compras y sostenibilidad, además de responsabilizarse de la transformación digital y del reforzamiento de la estrategia de integración de tiendas y online. Casi nada. Pero ojo, porque este gallego, discreto como pocos, es un veterano de la casa a la que llegó antes, incluso, que el propio Isla. ¿Será el futuro Ceo de Inditex? Mejor no hacer apuestas sobre eso. Todo esto ha sucedido hoy, miércoles 14 de marzo, en el que Isla ha presentado los resultados del grupo y ha aprovechado para quitar hierro al 'viernes negro' (el 23 de febrero, la acción se desplomó un 7%) y a la tendencia a la baja en bolsa, pues no cree que el grupo haya tocado techo. ¿La razón? Antes, el crecimiento venía más determinado por la superficie física, pero ahora a las tiendas se suma el mundo online (del que por primera vez han facilitado cifras oficiales). Isla ha señalado que Inditex "tiene un claro potencial de crecimiento" y que "tiene recorrido en todos los mercados". Para él, la ralentización del ritmo se debe a la tremenda volatilidad de las divisas, efecto que sobre todo ha tenido un impacto negativo en Asia, y al otoño anormalmente cálido que hemos tenido. El presidente y Ceo del grupo ha defendido que el modelo que dirige no ha tocado techo, pues en los últimos años ha presentado un crecimiento sostenido, al mismo tiempo que se preparaba para el futuro. Así lo refleja el hecho de que la superficie comercial se haya incrementado año tras año (un 5% en el último ejercicio y un 36% los últimos cinco años) y de que en 2017 todas las cadenas (Zara y otras siete marcas) y áreas geográficas hayan presentado aumentos. Al hilo de este crecimiento, Isla ha presumido de que desde 2012 "empezamos a preparar Inditex para el futuro" a través del online, la implantación de la tecnología RFID (identificación de prendas por radiofrecuencia que les permite ver la localización y la disponibilidad de cada prenda) primero en Zara y después va llegando a otras cadenas y la optimización del 80% de la superficie comercial (aperturas, reformas, ampliaciones y absorciones de tiendas). Por primera vez, en la presentación de resultados, Inditex ha dado las cifras de venta online, ámbito que "se está convirtiendo en algo importante", según Isla, pues ya representa un 10% de las totales. De hecho, han crecido un 41%, hasta alrededor de los 2.530 millones, gracias al enfoque integrado y a la RFID ,que les ha permitido avanzar en la integración del stock. Esto último de la gestión de stocks causa algunos problemas en sus competidores,. entre ellos H&M. España sigue siendo importante, pues supone el 16,3% de las ventas, es decir, 4.129,77 millones de euros de los 25.336 millones de facturación total. En concreto, han crecido un 4% en el último ejercicio, manteniendo la superficie comercial, y más de un 25% desde 2014. Isla ha destacado la apertura del Zara de Castellana (Madrid), la tienda más grande del mundo, que se produjo el año pasado, y también ha anunciado algunas otras que abrirán sus puertas pronto: un Pull&Bear en la madrileña calle Preciados y un Zara en Bilbao, fruto de la absorción de tres tiendas, en mayo. Al mismo tiempo, el grupo ha seguido logrando una buena generación de caja (6.387 millones), haciendo posible no sólo inversiones, sino también el hacer partícipes a los empleados de los beneficios e incrementar la retribución al accionista. En concreto, repartirá 562 millones en retribución variable a los trabajadores, de los que 42 son del Plan Extraordinario de Participación en los Beneficios, y aumentará el dividendo un 10,3%, hasta los 0,75 euros por acción. Cristina Martín [email protected]