Malos tiempos en la restauración por la crisis del coronavirus y que han motivado cambios de sillones en algunas empresas ante las pérdidas, pero no todos en la misma dirección. José Parés ha ascendido a presidente ejecutivo de AmRest (dueño de La Tagliatella, entre otras marcas) y Jacobo Caller ha sido nombrado nuevo CEO de Food Delivery Brands (antes llamado Grupo Telepizza) y reemplaza a Pablo Juantegui, que se quedará como presidente no ejecutivo.

AmRest perdió 159,8 millones de euros hasta septiembre, frente a los 28,3 millones que ganó hace un año. Eso sí, logró mantener el Ebitda en positivo, en 154,8 millones, pese a haberse desplomado un 42%, y unas ventas de 1.125 millones (-21%). El grupo de cadenas de restaurantes controlado por el magnate mexicano Carlos Fernández, fundador de la sociedad inversora Finaccess, despertó dudas hace unos meses, pero a principios de noviembre señaló que tiene capacidad para continuar funcionando durante al menos doce meses. Cuenta con 2.338 establecimientos y ahora confía en que Parés hará un “excelente” desempeño como primer ejecutivo del grupo donde ya presidía el órgano de dirección y la comisión ejecutiva delegada.

El caso del antiguo Grupo Telepizza es algo distinto: Caller sustituirá a Juantegui como CEO, un puesto que ocupaba desde 2009, quien perderá peso al quedarse sólo como presidente no ejecutivo. Un nombramiento aprobado por los cuatro principales accionistas del grupo (el fondo KKR, los March, Juan Abelló y Claudio Aguirre) y que se puede deber a la situación financiera: Food Delivery Brands ha tenido unas pérdidas de 43,6 millones hasta septiembre, frente a las de 2,34 millones de hace un año. El Ebitda se ha desplomado un 81%, a 6,2 millones, que en términos ajustados ha sido de 14 millones 8-72,6%); la facturación ha sido de 247,9 millones (-12%) y las ventas en cadena (las de las franquicias) se han situado en 726 millones (-21%). Eso sí, ha bajado la dependencia del consumo en el local físico, aumentando el servicio a domicilio (delivery) y de recogida (take away), y ha cerrado 66 establecimientos en el último año, quedándose con 2.532.