El Senado de California, con la presunta intención de proteger a los menores, ha redactado el Proyecto de Ley 360 con el que pretende eliminar el secreto de confesión a los sacerdotes en todo el Estado.

Pues bien: monseñor José H. Gomez, arzobispo de Los Ángeles, ha enviado una carta clara y decidida a los fieles de su diócesis animándoles a oponerse a este proyecto de ley a todas luces injusto e intrusivo. La carta, que es un alegato a defender este sacramento además de una sencilla y clara catequesis, está siendo leída en las misas de este fin de semana en todas las parroquias de la Arquidiócesis de Los Ángeles, informa Religión en Libertad.

Monseñor Gomez explica el alcance de esta ley “que eliminaría el derecho completo a la confesión tanto para los sacerdotes como para todos los que trabajan con sacerdotes en parroquias y organizaciones de la Iglesia a todo lo largo y ancho del estado”. Reconoce que proteger a los menores siempre es bueno, pero el camino usado resulta extraño: “No hay evidencia de que esta legislación vaya a lograr eso. En lugar de ello, es algo que constituye una amenaza contra una práctica que es esencial para nuestra fe e identidad religiosas”, recoge Religión en Libertad

En cambio, explica cuál es el origen de este sacramento, que “fue el primer don que Jesús le dio al mundo después de resucitar de entre los muertos”, señala. “En la primera noche de Pascua, Él sopló sobre sus apóstoles —sobre sus primeros sacerdotes—, infundiéndoles su Espíritu Santo y les concedió el asombroso poder de perdonar los pecados en su nombre”, añade este mismo medio.

Constituye una amenaza contra una práctica que es esencial para nuestra fe e identidad religiosas”, explica monseñor José H. Gomez, arzobispo de Los Ángeles

Este sacramento crea una relación muy especial única con Dios, pues está destinado a “confesar nuestros pecados y buscar su perdón y la gracia de seguir adelante en nuestro recorrido de cristianos”. “En la práctica, este sacramento se lleva a cabo en el contexto de una conversación humilde y honesta que tenemos con un sacerdote”, explica el prelado. “Confesamos nuestros pecados, no a un hombre sino a Dios”, y por este motivo, “el sacerdote tiene el deber sagrado de guardar el sigilo sacramental y de no revelar nunca lo que escucha en la confesión sacramental, por ninguna razón”.

El secreto de confesión supone que “esta hermosa relación está basada en la garantía divina de que lo que le decimos a Jesús en este sacramento permanecerá como algo privado y confidencial”.

En la práctica si la ley se llegara a aplicar, la situación real es que se estaría coartando la libertad de los católicos y atentando con la práctica de su fe. Por eso, el arzobispo de Los Ángeles aclara que “no podemos permitir que el gobierno entre en nuestros confesionarios para dictar los términos de nuestra relación personal con Jesús. Desafortunadamente, eso es lo que esta legislación haría”.

El arzobispo propone que los católicos se movilicen y hablen con sus representantes políticos pues “necesitamos su ayuda para proteger este sacramento de la Iglesia y para hacer que la confesión siga siendo algo sagrado”, Religión en Libertad.

Pero desgracidamente esto no parece el único ataque a los católicos: el estado de California ha hecho una ley que permite a los no médicos realizar abortos en la clínica y ahora le ha seguido los pasos el estado de Maine. Y todo esto va en contra de las palabras que el Papa pronunció la semana pasada en la Audiencia General contra el aborto: "No es lícito destruir la vida ni experimentar con ella"