• Esto sólo lo arregla él.
  • Resucita en la Iglesia el viejo 'Maranatha'.
  • Es el tiempo de los profetas.
  • Pero resulta difícil distinguir los verdaderos de los falsos.

Recientemente un obispo español visitó Roma. El ambiente en el Vaticano es de crisis, diríamos que de crisis terminal, si no fuera porque antes terminará el mundo de la Iglesia. Durante una entrevista con dos clérigos de la Curia (la puñetera Curia) y en un momento dado, los curiales le espetan lo siguiente: -¿Sabes cuál es la frase más repetida en San Pedro? -Ni idea -respondió el español: -Esto o algo parecido esto: a ver cuándo el Señor se decida a intervenir. Por si alguien no lo ha cogido: que la crisis es la más profunda que recuerdan los historiadores de la Iglesia. Nadie sabe qué hacer, nadie sabe qué predicar, nadie sabe qué decir. Es el momento de los profetas, pero resulta conveniente distinguir entre los verdaderos profetas, los locos y, lo que es mucho peor que un oligofrénico: los falsos profetas. El Señor viene. Esto sólo lo arregla él. Eulogio López [email protected]