Sr. Director:  

Estando cerca de las elecciones me gustaría hacer un par de reflexiones sobre la necesidad de mejorar las políticas familiares, que muchas veces terminan después de muchas promesas en papel mojado. En primer lugar, creo que deberían incluirse en todos los programas electorales medidas que fomenten la conciliación entre la vida familiar y laboral, así como incentivos para que las familias puedan tener el número de hijos que deseen.
 
No es justo que sólo las madres trabajadoras tengan derecho a la "paga" mensual de los 100 euros por hijo a cargo. Para ello, considero que la universalización y revisión de la paga mensual de los 100 euros, así como un complemento de "libre elección" para la madre -o padre- que opte por quedarse al cuidado de sus hijos o ancianos podría ser una buena medida en el camino de una política social de familia convergente con la Unión Europea. Igualmente, la promoción e incentivo del "teletrabajo" ayudaría a la deseada y compleja conciliación.
Por otro lado, quisiera que dieran la importancia que se debe al hecho de que se da el caso de que muchas mujeres y/o familiares no trabajan fuera del hogar porque desarrollan la labor de 'asistentes sociales' atendiendo en sus casas a enfermos y ancianos. Todo esto supone un ahorro para el Estado, pero, como siempre, es la familia la que carga con toda la responsabilidad. El Estado como ente subsidiario, debería ayudar a todas estas familias y atenderlas como se merecen. Siempre es más económica la atención en casa -cuando es posible- que una cama de hospital. Deberían crearse las estructuras necesarias para que ello fuera posible. Toda la sociedad saldría ganando. Ojalá que algún candidato se tome en serio mi proposición.

Mercedes Pérez

jbesoain@manquehue.net