• Fueron activistas de Hazte Oír, disfrazados de gallinas, pero le hacían eco a media España.
  • Al ministro portavoz no le sentó nada bien que le preguntaran por ello.
  • Mientras, la clave está en Junqueras. Sí, podría ceder, pero a cambio de no dimitir.
  • Otro decreto 'ad post' del Gobierno: procedimiento exprés para que las empresas cambien de sede social.
  • Otro Plan Prepara… 425 euros para aprender un oficio. Si tuviera éxito.
  • Bono social eléctrico. Mejor sería luz más barata en lugar de limosnas.
Consejo de Ministros del viernes 6 de octubre. Por la entrada de periodistas, un grupo de activistas de Hazte Oír, disfrazados de gallinas, tachan a Mariano Rajoy de cobarde, por no atreverse a tomar medidas drásticas contra la autonomía insurrecta del Nordeste. Resulta injurioso, ciertamente, pero me temo que no hacen otra cosa que el eco a media España, que sigue preguntándose por qué cuando el jefe del Estado, el Rey de España, le abre la puerta, él se niega a pasar por ella. Y en la rueda de prensa, la escenificación exterior sale a colación y el ministro portavoz, ilustrísimo Íñigo Méndez de Vigo (que no Gómez de Lugo) se enfada y asegura, claro que sí, que el Gobierno tomará las decisiones cuando sea conveniente y lo hará con total firmeza. Y entonces un rictus de pitorreo recorre la sala; es sabido que la canallesca es muy mala. La gente no entiende a don Tancredo Rajoy Brey. No entiende, por ejemplo, por qué Puigdemont y compañía llevan siempre la iniciativa y, sobre todo, no entienden por qué el presidente de la Generalitat no está aún entre rejas. Así que, con la metodología Rajoy, sólo nos queda esperar a que Puigdemont haga… no se sabe qué. Ahora el DIU, perdón, la DUI (Declaración Unilateral de Independencia). Y entonces don Mariano, haga algo, no sabemos qué. ¿Y no quedamos en que ya había cometido un sinfín de delitos? Pues al trullo. Porque eso de empapelar a los subordinados y dejar a los jefazos campar a su anchas con total impunidad…. Todo estriba en lo que haga Oriol Junqueras. Porque el vicepresidente está menos chiflado que el presidente derechoso, Carles Puigdemont. Y es Junqueras quien anda pidiendo consejos para salir del atolladero. La cosa estaría en no hacer la DUI, ni tan siquiera el DIU, y convocar elecciones. Junqueras se niega a dimitir y él sería el líder para las próximas elecciones. Lo que, por cierto, tampoco tiene por qué solucionar nada, porque bien podría ser que los resultados nos llevaran a un Parlamento similar. Ahora bien, o elecciones en Cataluña o elecciones en toda España. Rajoy lo sabe. Sabe que si no soluciona el problema catalán, en esta España cainita Pedro Sánchez hará volar el fantasma de la moción de censura frentepopulista. En cualquier caso, ahora el duro es el burgués Puigdemont y el que puede ceder es Oriol Junqueras. Pero si no lo hacen, si hay DUI o DIU, entonces Rajoy actuará con firmeza. Quién sabe si, como gusta repetir Méndez de Vigo (que no Gómez de Lugo)… con mucha pedagogía. Por ejemplo, resulta muy pedagógico que hoy viernes, 6 de octubre, doña Pedagogía Rajoy acaba de aprobar un decreto para facilitar que las empresas se marchen de Cataluña. Pero si eso es muy sencillo, campeón. Es más, la norma ya existía, ahora se facilitan aún más las cosas. Por cierto, muy bueno aquello de Artur Mas de que los bancos no se irán jamás de Cataluña. [video width="480" height="360" mp4="https://www.hispanidad.com/wp-content/uploads/2017/10/video-artur-mas.mp4"][/video] Más decisiones del Consejo porque hay vida más allá de Cataluña: Plan Prepara. Se renueva el modelo por el que se pagan 425 euros al mes a aquel parado que ya ha agotado el subsidio, a cambio de aprender un oficio. No está mal, pero espero que surta efecto, en cualquier caso, es la misma, o similar, cantidad que se otorga como renta social sin contraprestación alguna. Al parecer, 425 euros es lo que piensa el Gobierno que necesita un hombre para subsistir. ¿Y si tiene familia? Amigo mío, es que las familias numerosas son los verdaderos pobres que existen en España. Bono social eléctrico. Tres clases de pobres: a unos les rebajo el 25, a otros el 40 y a otros el 50%, según 'vulnerabilidad' (popularmente conocido como estar en la miseria). Como toda subvención se presta a la trampa. Mejor sería que la tarifa de la luz fuera más barata para todos. Y lo sería si no le hubiera introducido míster Zapatero la onerosa ecología de las renovables. En cualquier caso, nada que decir: hablamos de gente presuntamente necesitada. Por último, Real Decreto para extender en la banda ancha a todo el territorio. España es el tercer país del mundo con mejor acceso a banda ancha, sólo por detrás de Japón y Corea del Norte. Pero no se preocupen: lo importante es lo que haga la gallina. O el gallina. Y cuando lo haga, que no sabemos cuándo, lo hará con firmeza. Por lo menos, a Puigdemont le cae un día de cárcel. O así. Eulogio López eulogio@hispanidad.com