• Siguiendo el 'consejo' del Congreso, Castilla-La Mancha ensaya 'Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad'. Ya saben lo que significa.
  • Asignatura que defiende que los niños de 10 años deben elegir su género, es decir, su orientación sexual, sean niños o niñas.
  • También se les dice que el sexo es sólo cultural, algo que contradice a la neurociencia y a la psicología evolutiva.
  • Se limita la violencia a la de género, aunque hay más asesinatos por otras causas -aborto- y muchos casos de maltrato a ancianos.
  • Ojo, entra en educar la conciencia de los menores, a pesar de que sólo los padres tienen esa potestad.
  • Y adoctrina, pues sigue la ideología de género, sin reparos de ir contra dos artículos de la Constitución.

Una buena muestra del 'éxito' de la educación progre de Emiliano García-Page (en la imagen) es la nueva asignatura contra el machismo que está ensayando en la región que dirige. Y es que se ha ofrecido a más de 1.000 centros, o sea, a todos, pero sólo la han aceptado 31. El origen de esto lo encontramos en el Pacto de Estado contra la violencia de género, que fue aprobado el pasado septiembre por mayoría (en concreto, 278 'síes') en el Congreso. Dicho pacto aconsejaba que se educara en los valores de igualdad, tolerancia y diversidad... El Gobierno de Castilla-La Mancha, muy obediente, ¡cómo no!, ha seguido dicho consejo y ha puesto en funcionamiento un ensayo de una nueva asignatura denominada 'Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad' en 5º de Primaria y en 3º de ESO. ¡Qué originales, estos socialistas manchegos! Un proyecto que evaluará al final de este curso y, si sale bien, se implantará de forma oficial. Pero ojo, podría provocar un conflicto similar al que causó la materia de Educación para la ciudadanía (suprimida por el primer Gobierno Rajoy). Y ¿qué enseña la nueva asignatura manchega? Por ejemplo, defiende que los niños de 10 años deben elegir su género, es decir, su orientación sexual. "Con la intención de acoger a los niños que tengan dificultad en ese sentido, se les hace dudar a todos", señala el presidente de la asociación 'Educación y Persona' y profesor de Filosofía, Fernando López Luengos (a la izquierda de la imagen, junto a los presidentes de CONCAPA y de la Federación España Educa en Libertad, Pedro José Caballero y María José Toribio), a Hispanidad. También se les dice que el sexo es sólo cultural, algo que contradice a la neurociencia y a la psicología evolutiva. En pro de la igualdad, se estudian "los valores y estereotipos presentes en la construcción social del género" pero se omiten las cualidades psicológicas positivas que condicionan la diversidad psicológica entre hombres y mujeres, según el informe de la asociación de profesores 'Educación y Persona'. Por ejemplo, se obvia que el cerebro de hombres y mujeres evoluciona de forma distinta desde la tercera semana de gestación y eso provoca diferencias en el resultado final. Y es que "para la ideología de género no existe nada positivo en las diferentes modalidades -diversidad de verdad- psicológicas de hombres y mujeres". Al mismo tiempo se aborda la violencia limitándola a la de género, aunque hay más asesinatos por otras causas y muchos casos de maltrato a ancianos. Un acto de violencia es malo en sí, independientemente de si lo comete un hombre o una mujer, subraya el informe. Y es que de los 317 asesinatos que hubo en España en 2014, de los cuales fueron 213 víctimas varones frente a 104 mujeres; pero sólo el 18% se debió a violencia de género. Además, están los casos de infanticidio y de maltrato a ancianos (310 casos en 2016, en la Comunidad de Madrid) y se destaca que los delitos de odio por razón de sexo, género y orientación sexual sólo representaron el 21,3% en 2016. Ojo, la nueva asignatura se centra en educar la conciencia de los menores, a pesar de que sólo los padres tienen esa potestad. "El Gobierno no está legitimado, es un terreno que no le compete", afirma el profesor López Luengos. De hecho, se trata de adoctrinamiento, como denuncian varias asociaciones, pues sigue la ideología de género, sin reparos de ir contra dos artículos de la Constitución: en concreto, contra el 16.1 (libertad ideológica, religiosa y de culto) y el 27.3 (derecho de los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones). Cristina Martín [email protected]