Sr. Director: 

"Oveja que bala, pierde bocado", dice el refrán. Los agitadores independentistas, los comunistas y los socialistas ya han obtenido su objetivo: echar al PP del poder. Ahora callan pese a la gran sucesión de acontecimientos que tienen como protagonistas a Aznar y a su prestigioso ministro del Interior. El paro bajó, pero ya no ponen pegas los "sindicalistas" de UGT y CCOO. Se están repartiendo los cargos y sus millonarios sueldos, y ya lo demás no les importa. Mejor que se callen estos agitadores, ¿no sea que no les toque nada?

Ángeles M. López 

arenife@terra.es