• Es decir, dificultades para pagar sueldos y a proveedores.
  • El negocio está muy tocado: hasta marzo, las ventas del grupo cayeron un 17,2% y el Ebitda un 63,2%.
  • La deuda financiera de la compañía asciende a 148,8 millones de euros, casi seis millones más que en diciembre.

El mercado de la publicidad está atravesando su peor momento, y Vocento lo nota. Este viernes hemos conocido sus resultados del primer trimestre del año. Hasta marzo, los ingresos publicitarios han caído un 22,8% y, junto al descenso del 9,3% de los ingresos de circulación, ha arrastrado las ventas hasta los 129 millones de euros, un 17,2% menores que un año antes.

Por divisiones, las ventas de la prensa escrita -representan el 64,9% de las ventas totales- cayeron un 12,5% y el Ebitda un 29,2%. También descendieron significativamente los ingresos por circulación, un 8,3%, que se reparte así: un 6,6% de la prensa regional y un 14,1% del ABC.

La parte positiva la ha puesto ABC.es, con un crecimiento de los ingresos del 40,6%. Sin embargo, los ingresos digitales sólo suponen todavía el 18,1% de los ingresos del ABC.

Las cifras de ventas de la división audiovisual -el 14,5% de las ventas totales del grupo- tampoco han sido buenas. Han caído un 35,8%, y el Ebitda ha retrocedido un importante 89,6%, si bien es cierto que a partir del segundo trimestre del año se verán los frutos del acuerdo entre Vocento y la COPE.

A todo esto, la deuda del grupo es de 148,8 millones de euros, esto es, desde diciembre pasado ha aumentado en 5,9 millones de euros.

Está claro que Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento (en la imagen), se enfrenta a una situación complicada. Y lo es porque el problema no es si logra o no refinanciar su deuda. El problema puede ser de caja, es decir, puede empezar a tener dificultades para pagar a los proveedores y, peor todavía, a sus empleados. Eso sí que es serio.

Miriam Prat

[email protected]