• Entonces, ¿quién asumirá las pérdidas
  • La ministra de Fomento asegura que el Gobierno no implantará peajes en las autovías gratuitas, tal y como propone Aseta.
  • La negociación entre Gobierno y constructoras no avanza.
  • El problema de fondo, la deuda de las compañías.

La ministra de Fomento, Ana Pastor (en la imagen), ha sido muy tajante: "Lo que no se contempla, ni se ha contemplado, es que la deuda de las concesionarias de las autopistas se pague con los impuestos de los españoles".

Eso está muy bien, pero entonces, ¿quién asumirá las pérdidas El pasado lunes, la Asociación Española de Autopistas de Peaje (ASETA), propuso una solución: implantar peajes por uso en todas las autovías gratuitas. La medida aportaría hasta 10.000 millones de euros al año a las arcas públicas y, sin duda, taparía el agujero de las autopistas quebradas.

Pero no, la ministra no contempla esta solución, sobre todo porque "afectaría seriamente a más de 100.000 empresas que se dedican al transporte y a la logística, que ya están sufriendo bastante con la actual crisis", ha declarado este miércoles a los medios de comunicación, en el primer foro Anfac y Pwc sobre el sector del automóvil.

Mientras, las negociaciones entre el Gobierno y las constructoras no avanzan. Y es que no ven fácil la solución al problema de fondo, que no es otro que la enorme deuda de las compañías. El Ejecutivo está dispuesto asumirla, pero sólo una pequeña parte. Las constructoras, sin embargo, quieren la misma solución que la banca: socializar las pérdidas.

Pablo Ferrer

[email protected]