El problema del sida preocupa a niveles de Estado. Un reto implacable para el ser humano, orgulloso de sus avances técnicos, incapaces de atajar esta mortal pandemia.

La lucha contra el sida,  con todo lo que tiene de ayuda al necesitado, de lucha contra un mal evidente, de búsqueda para solución de un grave problema, sin embargo nos podemos preguntar si el resto de las enfermedades que sufre la Humanidad gozan de una atención de tal calibre en cuanto a publicidad y por descontado, a implicación de la fuerza gubernamental.

La agencia de Medios Maxus CICM se encargará de la planificación de los medios de comunicación a través de los cuales se difundirá la nueva campaña publicitaria del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad para prevenir el contagio del sida.

Por otra parte, Alianza para la Familia (AFF) ha encontrado nuevas formas de difundir su programa "Aprendiendo a Querer", orientado a la educación en valores morales. Desarrollará estrategias conjuntas con la Federación Africana de la Vida en Familia (AFLF), para la prevención del sida en África.

El programa pretende disminuir la infección, atenuar el contagio de la enfermedad y estimular a los adolescentes para que ayuden a los enfermos en la práctica de valores tradicionales.

El equipo educativo de la AFLF adaptará los libros, implementados en 12 países hispanoamericanos, a la realidad africana y tendrá la responsabilidad de la ejecución del programa. La estrategia busca despertar en los niños y adolescentes africanos, valores tradicionales como el amor y la amistad. Esto les llevará a constituir una familia y una sociedad bien formada. El programa también presentará la educación en la abstinencia como estrategia para la prevención de sida. Se trata de llegar a más de 230.000 niños y adolescentes en 8 países africanos, a lo largo de tres años.

Con la implantación del programa "Aprendiendo a Querer", las organizaciones participantes esperan mejorar el conocimiento y el comportamiento del 80% de los chiquillos que están siguiendo el programa. El proyecto incluye los cursos de entrenamiento para los profesores que serán impartidos por tutores de la Federación Africana para la Vida en Familia, así como también la publicación de documentos para informar a la opinión pública e impulsar el debate dentro del mundo académico africano.

Por último, el proyecto pretende ayudar a los adolescentes la infección con el virus de la muerte y a ser generosos hacia las víctimas directas e indirectas de sida. Es un esfuerzo, sin precedentes, para prevenir el sida en África. Este programa expone la grandeza de la abstinencia y las virtudes morales a los chavales.

Clemente Ferrer

[email protected]