• Ahora se centra en los trasplantes de los que ha presentado el balance de 2013.
  • La investigación con embriones humanos ha sido un fracaso en todo el mundo, pero el PP mantiene las leyes Salgado de reforma de la FIV y la ley de Investigación Biomédica.
  • Es más, el ministro Guindos calificó de "buena noticia" el hecho de seguir subvencionando la matanza de embriones humanos.

Es un hecho: la investigación científica con embriones humanos es un fracaso. No sólo no ha conseguido curar ninguna enfermedad sino que ha provocado tumores malignos donde no los había. Por eso, científicos del mundo entero han abandonado la investigación con embriones humanos. Incluso, la Unión Europea no financiará proyectos que supongan la manipulación de embriones humanos.

Pero vayamos con Rafael Matesanz (en la imagen), director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Entre los años 2003 y 2006 fue el máximo responsable del Centro Nacional de Trasplantes y Medicina Regenerativa (Cenatmer), que coordinaba el trabajo de los tres centros de investigación con embriones humanos que había en España: el Centro de Investigación Príncipe Felipe, en Andalucía; el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona y el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa. En pocas palabras, a Matesanz nunca le ha preocupado la ética a la hora de apoyar la investigación con embriones humanos.

Desde julio de 2008 asumió la investigación de la Dirección de Terapias Avanzadas y Trasplantes a petición del ministro socialista Bernat Soria, considerado el 'padre' de la investigación con embriones humanos.

Pero en los últimos meses, Matesanz se ha desmarcado de la investigación con embriones humanos y se ha centrado en la ONT, de la que este lunes ha presentado el balance de 2013. A saber, en total, el año pasado se realizaron en España 4.279 trasplantes, lo que representa un récord y muestra la generosidad de 1.655 donantes.

A pesar del fracaso demostrado de la investigación con embriones humanos en todo el mundo, el Gobierno Rajoy no ha cambiado las leyes de Elena Salgado sobre la reforma de la FIV y la Investigación Biomédica que, a su vez, ampliaba sin límites la norma aprobada por Ana Pastor en 2003 por la que se podían destinar los embriones sobrantes de la fecundación in vitro a la investigación.

Es más, el ministro de Economía, Luis de Guindos, calificó, el pasado 18 de septiembre, de "buena noticia" el hecho de que el Ejecutivo siga apoyando -subvencionando- la investigación con células madre embrionarias, es decir, la matanza de embriones humanos.

Pablo Ferrer

[email protected]