El síndrome ´Jeremiah Wright´ aletea sobre la Casa Blanca

Jeremiah Wright es pastor de la Iglesia Unitarista, el reverendo director espiritual del actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Pero durante las elecciones primarias del Partido Demócrata, Obama tuvo que renegar de su pastor, ya que los incendiarios sermones del reverendo perjudicaron a Obama en su carrera electoral. Durante sus radicales sermones Wright llegó a justificar los atentados del 11 de septiembre, porque según el, eran el castigo que los Estados Unidos merecían por sus genocidios en el exterior. En numerosas ocasiones afirmó: Dios maldiga a América.

Estas radicales afirmaciones, llevaron al actual inquilino de la Casa Blanca  a asegurar que Wright ya no era su pastor, por más que le hubiera casado y bautizado a sus dos hijas. Washington, bien vale un cambio de reverendo.

Pues bien, un año después y con Obama ya en la Casa Blanca, se ha vuelto a producir un escándalo parecido, protagonizado por Van Jones, que era el consejero especial para la Creación de Empleos Verdes, designado por el actual presidente para afirmar su cuidada imagen ecologista. Su labor se debía ajustar a la creación de empleos en el plan de energías renovables del presidente demócrata. Sin embargo, en recientes entrevistas, se limitó a hablar del antecesor de Obama en la Presidencia, llegando a afirmar que George Bush fue el responsable del 11-S  para poder atacar Iraq y Afganistán.

Como era de esperar, el Partido Republicano, junto a grupos conservadores, iniciaron una campaña contra el zar verde -que es el nombre por el que es conocido Jones- por falsas y radicales declaraciones. La campaña se ha basado en sacar a la luz  los puntos negros de Van Jones. Por ejemplo, su militancia en el grupo comunista Solidaridad con los oprimidos y sus posiciones de ecologista radical.

Ante las presiones, Obama no ha dudado en cesar a su consejero, dado que el actual presidente está tratando de afirmar su posición de líder centrista y estas declaraciones de su consejero de empleos verdes no le ayudaban mucho. Con este cese, el actual presidente ha reflejado su temor a la repetición de un caso como el Reverendo Wright. El cese de Van Jones, supone la salida de la Administración Obama de uno de los principales iconos del movimiento ecologista estadounidense. En cualquier caso, Obama se va a dejar pelos en la gatera.

Gabriel López

[email protected]