Nos lo explican así, y hablo de medios especializados en Economía: resulta que el Tesoro ha colocado 3.500 millones de euros en deuda a tres años. Es decir, que ya ha copado casi el 100 por 100 de todo lo que tenía previsto exigir a los mercados.

Yo no sé si en España estamos saliendo la crisis pero les aseguro que en el mundo mundial, globalmente considerado, la humanidad, el planeta tierra lo único que está haciendo es globalizar la crisis producto de una economía financista, es decir, de la codicia de la especie humana, subespecie hombre occidental.

Se supone que esto es lo que se llama una buena noticia. Es más, concluye el medio donde lo he seguido que el Estado se ha ahorrado, gracias a la reducción del interés a pagar, nada menos que 8.500 millones de euros.

Y es que la economía es ciencia de sofismas. Pero hombre de Dios: la buena noticia no es endeudarse más barato sino no endeudarse, es decir, no tener necesidad de endeudarse. Charles Dickens explicaba a la perfección el secreto de la economía moderna, aunque él prefería llamarlo el secreto de la felicidad: ingresar 20 chelines y gastar 19.

Porque, a la postre, resulta que nos hemos ahorrado 8.500 millones pero ya debemos casi tanto como lo que producimos: 1 billón de euros -billón europeo, 1 uno seguido de 12 ceros-. Españolito que vienes al mundo, naciste ayer y ya debes 20.000 euros.

Se lo digo yo: el único remedio para la crisis moderna consiste en un jubileo de deuda. Sí ya sé que eso significaría el fin de los mercados financieros. ¿No es hermoso  

Eulogio López

[email protected]