- El jefe de la patronal CEOE propone convertir los contratos temporales de un año en indefinidos
- Aclara que quieren mantener los contratos con indemnizaciones de 45 días
- Propone volver al diálogo social incluso con la asistencia de "expertos exteriores"
- Acusa a los sindicatos de bloquear los convenios por pedir subidas salariales por encima del IPC
- Reclama a las administraciones "apretarse el cinturón", no hacer gastos innecesarios, y no subir el sueldo a los funcionarios ya que en España "sobran" funcionarios
- Insiste en igualar las cuotas de la Seguridad Social a las europeas, para poder competir
- Define como un "craso error" subir los impuestos
- Almunia recomienda al Gobierno políticas económicas que "no vuelvan a repetir los errores del pasado"
- José Manuel Campa (secretario de Estado de Economía) niega un "escenario de deflación"
- Carmen Gurruchaga (periodista): "Las pocas medidas que ha adoptado el Gobierno han sido todas equivocadas"
- José Antonio Gómez Marín (periodista): "Uno escucha al ministro de Trabajo hablar y es disparate tras disparate"

El jefe de los empresarios españoles, Díaz Ferrán, con problemas internos en sus empresas -huelgas de pilotos en Air Comet, etc-, ha tenido tiempo para estar en RNE. Y la verdad es que ha dicho cosas interesantes. Por ejemplo, ha aclarado que la CEOE no quiere cargarse los contratos con 45 días de indemnización, o sea, que los que haya, así se quedan. Lo que quieren es convertir los contratos temporales de un año en indefinidos, con "una indemnización por despido superior" a la actual, ya que el mercado laboral español "no sólo es rígido, sino injusto, porque hay una dualidad". También propone volver a la mesa de diálogo, rota por el Gobierno, con asistencia de expertos independientes, además de oponerse a la subida de impuestos y pedir una reducción de cuotas para competir en igualdad de condiciones con las empresas europeas. Al Gobierno, o sea, a Zapatero, le ha espetado: "Que gobierne y tome decisiones".

Por su parte, el comisario europeo de asuntos económicos, Joaquín Almunia, ha recomendado también al Gobierno "no volver a repetir errores del pasado", sin especificar si fueron del actual, del de Aznar o de González. Aunque imaginamos que se refiere a ZP. Y el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, no ve riesgo de deflación por ningún lado, pese a que la inflación se mantiene en el -0,8%. Por su parte, los tertulianos de Onda Cero Carmen Gurruchaga, José Antonio Gómez Marín y Javier Caraballo le atizan fuerte al Gobierno por la situación económica de España. Y es que el que gobierna ya sabe a lo que se expone...

Díaz Ferrán propone convertir los contratos temporales de un año en indefinidos

En RNE, Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, ha afirmado que los empresarios no son "intransigentes" en el diálogo social, tal y como les ha calificado el ministro de Trabajo: "Somos tremendamente flexibles". Y ha añadido que "hay que hacer reformas estructurales que si no se realizan, a España le va a costar mucho salir de esta recesión", como "la fiscal, la educativa, la de formación, la laboral". "Queremos hablar de todos estos asuntos sin que haya perímetros cerrados y con absoluta libertad por todas las partes". Es más, ha añadido, "no tenemos ningún inconveniente en que haya expertos exteriores que también aconsejen esas negociaciones del diálogo social". Tras reiterar que están dispuestos a volver al diálogo social, ha responsabilizado al Gobierno de "levantar la mesa", "y si toma la decisión de que no se vuelva a reunir la mesa del diálogo social de momento, que gobierne" y "tome decisiones" aunque "contando con las empresas, en especial las pymes, que son las que crean empleo". 

Díaz Ferrán ha insistido en que los empresarios "no estamos poniendo encima de la mesa nada que no sea inamovible", y que creen que "hace falta una reforma laboral, es un clamor de todas las instituciones serias nacionales e internacionales". Ha afirmado también que el mercado español "no sólo es rígido, sino injusto, porque hay una dualidad". Y ha enfatizado que "no queremos tocar ningún contrato que tiene unas indemnizaciones de 45 días", "sino todo lo contrario: lo que ponemos encima de la mesa es hacer esos contratos temporales de un año en contratos indefinidos, con una indemnización por despido superior". "Y a los que están parados, quiero decirles que lo que queremos es que cuando vuelvan a tener empleo no tengan un contrato en precario por un año, sino un contrato indefinido". 

El jefe de la patronal también ha explicado que la CEOE ha ofrecido renegociar los convenios "manteniendo el poder adquisitivo de los trabajadores", y eso, en este momento es "subir los salarios a lo que vaya subiendo el IPC a final de año", "y los sindicatos saben perfectamente que no va a pasar del 1%". "Ellos, los sindicatos, que están pidiendo subidas superiores al 1% son los que están bloqueando la firma de los convenios, no nosotros". "Estamos en una crisis muy seria y nos tenemos que apretar todos el cinturón", empezando por las administraciones públicas, en asuntos como "no subiendo el sueldo de los funcionarios" y evitando gastos que no tienen "ningún sentido". Y además, "sobran funcionarios en España" por lo que "hay que hacer una política restrictiva en ese sentido".

En cuanto a la advertencia de Corbacho de que el Gobierno va a revisar las bonificaciones  e incentivos a las empresas, porque a su juicio, no surten efecto para la creación de empleo, Díaz Ferrán ha respondido que lo que quiere la CEOE es que "los incentivos sean generales para todos", por eso "estamos diciendo que las cuotas de la Seguridad Social que pagamos los empresarios españoles son las más altas de Europa", "se pongan al mismo nivel que el europeo" para "poder competir" con las empresas europeas.

Para el jefe de la patronal, además, la anunciada subida de impuestos por el Gobierno sería "un craso error", y lo que hay que hacer es "bajarlos". En este sentido, al presidente de la FEMP, Pedro Castro, que ayer proponía subirlos a nivele similares al norte de Europa, es decir, al 50%, le ha respondido Díaz Ferrán que "está confundido". "La presión fiscal que padecen las empresas españolas es superior a la media europea". "España no necesita subir impuestos, sino bajarlos". 

Almunia recomienda al Gobierno políticas económicas que "no vuelvan  a repetir los errores del pasado"

En la SER, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, ha explicado que según las previsiones de la Comisión Europea, la economía española, efectivamente, tardará al menos un año en empezar a recuperarse: "España tiene unas cifras de crecimiento negativas, pero menos que otras economías europeas. España tiene un crecimiento negativo que no es tan malo como el de Alemania, por ejemplo, o el de Italia. Pero a la vez, las causas del deterioro económico en España y  en particular la situación del sector de la vivienda hace que el ajuste sea más lento". En este sentido, ha abogado por hacer "políticas económicas que no vuelvan a repetir los errores del pasado".

Almunia ha explicado, sobre el déficit público que están alcanzando algunos países como consecuencia de aplicar medidas contra la crisis, que el pacto de Estabilidad "considera situaciones de recesión" como ésta, "no es un pacto ciego, es un pacto inteligente". En consecuencia, la CE recomienda a los países que "a corto plazo es el momento de impulsar la demanda con instrumentos fiscales y presupuestarios, pero a la vez hay que tener clara una estrategia de medio plazo para reabsorber ese déficit", "lo uno es compatible con lo otro". 

Respecto a si hay que subir o no los impuestos, en esta situación, Almunia se ha salido casi por la tangente: "No se debe ideologizar ese debate en momentos como los actuales, donde lo que hay que hace es políticas económicas eficientes. En algunos casos es totalmente racional elevar algunos impuestos para desincentivar, por ejemplo, el consumo de energía o para obtener recursos que no se están obteniendo por otras vías", y en otros casos o figuras tributarias "no es aconsejable subir los impuestos en un momento en que la demanda es tan débil". 
Almunia ha opinado sobre el dato de la inflación de agosto, que se queda en el -0,8%, tras haber subido subido seis décimas: "No hay riesgo de deflación y a corto plazo tampoco hay riesgo de inflación", hay "una situación que ayuda a mantener el poder adquisitivo de las familias y que no crea mayores dificultades a la economía".  

José Manuel Campa (secretario de Estado de Economía) niega un "escenario de deflación"

En la SER, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, se ha referido al último dato del IPC armonizado, que se ha situado en el -0,8% en agosto, seis décimas más que en julio, cuando fue del -1,4%, según el indicador adelantado elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Campa ha rechazado que las tasas negativas de los precios correspondan a un "escenario de deflación" ya que se deben a los precios excesivamente altos de productos como la energía a comienzos del año pasado. Campa ha asegurado que prevalecerán las tasas negativas de los indicadores, aunque se ha mostrado confiado en que serán menores que en meses anteriores.

En cuanto a la caída del PIB de un 4,2% en el último año, Campa ha dicho que "debemos minimizar su aspecto negativo". Si se compara el segundo trimestre del año con el primero "se observa que la tasa de recesión se estaba desacelerando". Otros indicadores como los índices de confianza del consumidor, el comportamiento de los tipos de interés, la evolución del comercio y otras economías internacionales hacen pensar al Gobierno que "el punto más álgido de la recesión, en el primer trimestre de este año, ya habrá pasado".

Según ha explicado, la prioridad del Gobierno ahora es "intentar establecer un nuevo patrón de crecimiento para la economía cuanto antes", que consistiría en fomentar la confianza en la situación económica para poder aumentar el consumo. El objetivo es lograr que los consumidores vean que tiene capacidad para "generar una renta de futuro que les permita consumir el dinero que generan hoy y no sentir la necesidad de ahorrar ante la posibilidad de que el futuro sea inseguro", ha explicado Campa.

Carmen Gurruchaga (periodista): "El Gobierno, las pocas medidas que ha adoptado, han sido todas equivocadas"

En Onda Cero, los tertulianos se referían a la actualidad de la economía española, tras conocerse ayer que el PIB bajó un 4,2% en los últimos doce meses y aumentó en 1,36 millones el número de parados. La periodista Carmen Gurruchaga apuntaba que en esa misma tertulia ya habían avisado de que "la política de Zapatero de quedarse 'quieto parao' hasta que la economía estadounidense o la francesa o la alemana tiraran para que España se colgara del carro era prácticamente inviable". "Nosotros vamos como el cangrejo, para atrás, todavía estamos decreciendo. El Gobierno puede echarle la culpa a quien le dé la gana: a los empresarios, a los ciudadanos que no consumimos..., pero la realidad es que el Gobierno toma una medida equivocada tras otra. Si ahora nos suben los impuestos, que ya han empezado a subirlos, nos quitan dinero para consumir y si no se consume la economía no se reactiva, y si no se reactiva, no se fabrica, las fábricas se cierran y aumenta el paro, y es un círculo vicioso. El Gobierno, las pocas medidas que ha adoptado, ha sido todas equivocadas".

José Antonio Gómez Marín (periodista): "Uno escucha al ministro de Trabajo hablar y es disparate tras disparate"

José Antonio Gómez Marín proponía en Onda Cero dos medidas para salir de la situación económica que vive España: "Una, esas famosas reformas estructurales de las que todo el mundo habla pero que nadie concreta, una laboral, otra fiscal, etc". "Y por otro lado, imponer una fuerte disciplina social que es inconcebible en una sociedad subvencionada, donde todo lo que se le ocurre a los gobernantes es repartir propinas por aquí y por allí para entretener al personal". "Uno escucha al ministro de Trabajo hablar y es disparate tras disparate: decir por ejemplo que la destrucción de empleo se debe a la flexibilidad del sistema laboral español es una broma". Y añadía: "Ahora se da cuenta el ministro de Trabajo de que los incentivos es un sistema fallido", "hemos visto muchas empresas multinacionales que reciben grandes subvenciones y después levantan el vuelo, se van y se acabó".

Javier Caraballo (periodista) también reclama "medidas estructurales profundas"

Javier Caraballo, también en Onda Cero, añadía a lo dicho por sus compañeros: "El razonamiento que hace el ministro (de Trabajo) es sencillamente un disparate, porque viene a decir que no hace falta ninguna reforma profunda del mercado laboral en España porque de hecho tenemos 4,5 millones de parados". "Es un disparate porque nos llevaría a pensar que los países más pobres, los países con más paro, son los que tienen un mercado laboral más flexible. Y esto simplemente es un disparate". "Hay algo en la economía española que no funciona: con respecto a los países de nuestro entorno, España tiene un paro que se va a situar este año en torno al 20%, que no sucede en ningún otro país de Europa". "¿Qué ocurre en la economía española para que tengamos un paro tan elevado? Esta es la pregunta que hay que contestar, que no se contesta con 420 euros, sino con un análisis profundo de la economía española y medidas estructurales profundas". 

José Ángel Gutiérrez
[email protected]