• La italiana Impregilo, más dura que Sacyr: la también italiana Cimolai es la encargada de las compuertas, pieza clave en la ampliación del Canal.
  • La otra clave la tiene la aseguradora Zurich.
  • En cualquier caso, el plazo que vence este martes lo impuso el administrador del Canal, Jorque Quijano, de manera unilateral.

El conflicto parece estar llegando a su fin, aunque no tiene por qué ser este martes. Por cierto, el plazo fue impuesto de manera unilateral por el administrador del Canal, Jorque Quijano. Es decir, que el acuerdo se puede demorar unos días, aunque no muchos.

En todo caso, la empresa italiana Impregilo, que participa en el consorcio con un 48%, al igual que Sacyr, ha sido y es la más dura en las negociaciones. Y tiene su por qué. En la obra de ampliación hay un aspecto que es clave: las 16 compuertas. Se da la circunstancia que el fabricante de estas compuertas es la italiana Cimolai, que llegó al Canal gracias a Impregilo.

Estamos hablando de las piezas más importantes de la ampliación y, además, más complejas. Hasta ahora, Cimolai ha concluido 8 de las 16 compuertas. En caso de ruptura de las negociaciones entre la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio liderado por Sacyr, la ACP tendría que negociar directamente con Cimolai.

Como se pueden imaginar, estas negociaciones no serían fáciles para Quijano que, en caso de contratar las compuertas a un nuevo fabricante, vería cómo la terminación de la obra se alargaría sin remedio.

La otra clave para el acuerdo la tiene la aseguradora Zurich. De hecho, el principio de acuerdo anunciado por la ACP incluía que la aseguradora debía convertir la garantía de 400 millones de dólares (unos 292 millones de euros) que dio a la obra en un préstamo para financiar su continuación.

El acuerdo también contempla una aportación de 73 millones de euros tanto por parte del consorcio como por parte de la ACP y el hecho de que ésta alargue los plazos a las constructoras para devolver los adelantos de hasta 572 millones de euros que ya ha abonado.

Pablo Ferrer

[email protected]