• Juan Carlos Escotet, el hombre que se adjudicó Novagalicia en una subasta opaca, es el compañero de fatigas del rey de los 'bolichicos' Víctor Vargas.
  • Es decir, del banquero y energético que se enriqueció con Hugo Chávez, hoy pariente de los Borbones.
  • En Venezuela les llaman los 'bolichicos'. Se convirtieron en contratistas del Gobierno chavista para asegurar el suministro energético... sin tener ni idea del negocio.
  • La primera en dar la voz de alarma ante la llegada a España de 'los bolichicos' fue Carolina Herrera.

Carolina Herrera (en la imagen), la famosa diseñadora, es de origen venezolano. De hecho, su verdadero nombre es Carolina Pacanins, familia originaria del país hispano. Le vendió su compañía a los perfumistas Puig.

Pues bien, fue Carolina Herrera quien dio la voz de alarma cuando llegaron a España los 'bolichicos', es decir, los empresarios que habían medrado a la sombra del muy revolucionario régimen bolivariano de Hugo Chávez. Pero nadie hizo caso a Carolina.

Entre los 'bolichicos' destacan dos nombres, socios en distintas operaciones, neo banqueros y neo millonarios: Víctor Vargas, suegro de Luis Alfonso de Borbón, Duque de Anjou, heredero al Trono de Francia y antes al de España, según depende, y Juan Carlos Escotet.

La especialidad, y la mayor oportunidad para hacerse ricos, de los 'bolichicos' llegó tras la nacionalización de la energía eléctrica por parte del comandante Hugo Chávez. Ya saben, 'to' pal pueblo'.

Vargas y Escotet no tenían ni idea del negocio pero subcontrataban el asunto con especialistas y siempre resultaba rentable. Pagaba Chávez  y no sabemos si los bolivarianos se quedaban con una comisión.

En cualquier caso, la fortuna de Vargas y Escotet creció como por ensalmo. Siempre alrededor del grupo Derwick.

En cualquier caso, allí se creó un grupo de poder económico junto a un Gobierno revolucionario -algo habitual-. Y los 'bolichico's hoy divergen entre quienes obedecen a Diosdado Cabello -algo más violento- o a Nicolás Maduro, algo más majadero.

Eso sí, los equipos de imagen contratados en España por los Escotet pregonan que ellos son de Capriles. Pero, por el momento, sólo cuela entre los despistados.

Y Juan Carlos Escotet entró en la banca española por el Banco Etcheverría y ahora se ha hecho con una entidad -Novagalicia- que le ha costado a los españoles 9.000 millones de euros. Son las peligrosas amistades de Alberto Núñez Feijóo. Esperemos que el presidente gallego no tenga problemas por ello.

Eulogio López

[email protected]