• El vicepresidente de EEUU subraya que una "dictadura" en Venezuela es "inaceptable".
  • Se alinea con los países de la región que piden el reestablecimiento de la democracia en Venezuela.
  • Pence corrige así a Trump, que afirmó que no descartaba una opción militar ante la situación del país.
  • El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, también rechaza la intervención militar.
El vicepresidente de EEUU Mike Pence (en la imagen) ha iniciado una gira por Hispanoamérica, que incluye visitas a Colombia, Argentina, Chile y Panamá, publica DW. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, le recibió este domingo en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias. Pence afirmó que su país no permitirá que surja una dictadura en Venezuela, aunque dijo que las medidas de prevención para que eso no ocurra pueden ser pacíficas. "Una dictadura en Venezuela es totalmente inaceptable no solo para nuestro presidente y para Estados Unidos sino para los líderes de toda la región", declaró Pence al culminar una reunión con el presidente colombiano. Pence, dijo también que EE.UU. anunciará pronto nuevas sanciones contra Caracas y aseguró que la estrategia norteamericana consiste en seguir respaldando las peticiones de varios países de la región para el restablecimiento de la democracia en Venezuela mediante acciones pacíficas. La aclaración se da porque, poco antes del inicio de la gira, el presidente Trump afirmó que no descartaría una opción militar ante la situación que vive el país sudamericano. "Vamos a seguir trabajando con las naciones del hemisferio para que se restaure la democracia en Venezuela. Estados Unidos ha emitido tres sanciones y vamos a seguir tomando acciones para que el régimen de (el presidente Nicolás) Maduro restaure la democracia", afirmó Pence. "Una Venezuela pacífica y estable es para el beneficio de todo el continente. Un Estado fallido en Venezuela va a generar más narcotráfico, mayor migración ilegal y afectará a nuestras fronteras y economías", advirtió el vicepresidente. Pence declaró también que "el pueblo venezolano que fue libre ahora tiene que soportar la brutalidad del régimen de Maduro" y que nadie que ha sido rico elige "pasar de la prosperidad a la pobreza". "En Venezuela hemos visto la tragedia de la tiranía ante nuestros ojos", manifestó, y mencionó las dificultades que sufre el pueblo de ese país por la crisis política, económica y social en que está sumido. Además, el vicepresidente recordó que "el régimen de Maduro ha amordazado a la Asamblea Nacional, ha socavado a la prensa libre y ha puesto en prisión a opositores y más de 130 valerosos venezolanos han muerto en la lucha por la democracia" desde abril pasado cuando comenzaron las protestas contra el Gobierno. Por su parte, el mandatario colombiano confirmó que el tema de la situación en Venezuela copó una buena parte del encuentro y utilizó la ocasión para poner en claro su rechazo a una posible intervención militar, como había aludido Trump. Santos explicó que su país y Estados Unidos son "dos grandes amigos", pero que como los amigos "tienen que decirse las verdades de frente". "Le expresé al vicepresidente Pence que la posibilidad de una intervención no debe ser contemplada. América Latina, desde el sur del río Grande hasta la Patagonia, no puede estar de acuerdo. América es un continente en paz, mantengámoslo así", dijo Santos. "La presión sobre el régimen venezolano debe mantenerse y acrecentarse. Condenamos y rechazamos lo que allá está sucediendo. Una Constituyente ilegal es el tiro de gracia a la institucionalidad democrática", dijo también Santos, tras señalar que la solución de dicha situación debe ser "pacífica". Andrés Velázquez [email protected]