• Pero es que también es inconstitucional la ley en la que se basó la propia convocatoria: palo doble.
  • Encima, la decisión ha sido adoptada por unanimidad de sus magistrados.
Don Artur Mas (en la imagen), que llevaba dos años obsesionado con un referéndum independentista, se ha llevado hoy miércoles un buen palo del Tribunal Constitucional (TC).

En un fallo propuesto por los magistrados José Antonio Xiol y Pedro González Trevijano, el organismo ha anulado, por ser contraria a la Constitución, la consulta independentista celebrada en Cataluña el pasado 9 de noviembre de 2014, convocada por la Generalitat. Además, el alto tribunal también ha anulado la ley en la que se basó la propia convocatoria.

Y todo ello, en una decisión adoptada por unanimidad de sus magistrados, cosa que no es fácil. Pero estaba claro: no corresponde a una autonomía convocar un referéndum para lo que no tiene competencias.

Los magistrados del tribunal de garantías se han reunido este miércoles en un pleno extraordinario para acordar los fundamentos jurídicos en los que se basan las dos sentencias que le dan la razón al Gobierno central, que recurrió las medidas acordadas por la Generalitat catalana.

Al aceptar a trámite los recursos del Gobierno, el TC suspendió cautelarmente por cinco meses la norma recurrida y el decreto de convocatoria. Ese plazo se cumplía en estas fechas, razón por la que los magistrados se han reunido para tomar una decisión definitiva.

La suspensión cautelar, que la ley prevé que se ponga en marcha de manera automática cuando se admite a trámite un recurso de inconstitucionalidad del Gobierno si así lo pide el Ejecutivo, tiene una vigencia de cinco meses, de modo que se cumplía en estas fechas el límite a partir del cual el TC hubiera debido prolongarla o retirarla; en lugar de eso, ha optado por una resolución definitiva que cierra el procedimiento.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]