• Eso sí, a renglón seguido, el Ceo de la empresa de Infraestructuras insiste en lo de "crear valor".
  • Pero el carrerón inversor continúa: "esta empresa tiene ahora 19 años de vida", los mismos que hace un lustro.
  • Y aún queda por tomar una decisión trascendental. ¿Qué hacemos con Hispasat?
  • La deuda sigue siendo alta y las provisiones probablemente excesivas.
  • Por ahora, parece haber calma accionarial. Quizás porque CVC se ha marchado y OHL se ha tranquilizado.
El vicepresidente y Ceo de Abertis, Francisco Reynes (en la imagen) daba cuentas ante periodistas y analistas, el miércoles 10, de los resultados de la primera empresa española de 2015 en la primera empresa de infraestructuras de España. Resultados récord, sin embargo, con crecimientos de los recurrentes. Pero con un mercado tan volátil nada es suficiente: subió menos que el Ibex 35. Reynes dejó claro que son una empresa inversora. Incluso no duda en endeudarse cuando vislumbra una posibilidad de negocio. Al mismo tiempo, conservador que es. Provisiona hasta demasiado. Como el año 2015 que los ingresos por la OPV de Cellnex han servido para reducir la deuda y también para provisionar la AP-7 y las obras necesarias para relanzar Brasil. "Somos inversores", aunque naturalmente la libertad tiene sus límites.  Por eso Reynes recula de inmediato y matiza: lo principal es crear valor. Para el accionista, claro. En cualquier caso, ese afán inversor se resume en las siguientes palabras: "Esta empresa tiene ahora 19 años de vida", es decir los mismos que tenía hace un lustro. Es su manera de vender lo que ha crecido Abertis, durante los últimos años, sobre todo en Europa y en Iberoamérica. No olvidemos que el 37% de sus ingresos viene de Francia y que las autopsitas de peaje empiezan a funcionar… ¡hasta en España!, tras la crisis. Luego está Cellnex pero eso es caso aparte. En Abertis pretenden que no sea una filial, dado que Abertis se quedó en minoría en el accionariado. Pero no hagan caso: es una filial. Y luego está Hispasat, para quien Reynes intenta cuadrar la ecuación: o crecen o se jibarizan. O a la previa división satelital del globo o irse diluyendo. Por ahora, se queda en lo siguiente. "Tenemos un compromiso con el Gobierno y con el resto de accionistas… pero nos hemos incorporado hace poco" al mundo satelital. Ahora "estamos en la ecuación de crecimiento", asegura, Reynes. Pero esa no es la clave. La clave es si da el salto o continúa con el actual crecimiento vegetativo. Que no está mal pero no es lo mismo. Abertis pertenece al grupo Caixa. Ahora bien, ha vivido una tormenta accionarial con la salida del fondo CVC -¡Bien!- y afectada por el lío interno de su segundo accionista: La OHL de Villar Mir. Al parecer, ahora el patio está tranquilizado. Así que el principal problema sigue siendo la deuda. Bajar de 13.789 a 12.554 tampoco es para tirar cohetes, máxime cuando se espera otra subida en 2014. Conviene crecer, sin duda, pero, siempre que se pueda, con fondos propios. Eulogio López [email protected]