Continúan los ataques en el país asiático contra la minoría cristiana

 

Si en su lucha enfervorizada contra los cristianos los radicales musulmanes han sido capaces de asesinar a un ministro y a un gobernador, cualquier otro objetivo más pequeño es mucho más sencillo de alcanzar.

En los últimos días se han repetido los ataques contra los cristianos, tal y como anuncia la agencia católica de noticias Asia News. En esta ocasión las víctimas fueron una joven mujer cristiana de 29 años y madre de tres hijas, Afshan Sabir, que fue drogada y violada con un grupo de hombres, sufriendo además la humillación de ver cómo la policía, en lugar de ayudarla, protegía a los delincuentes, y el cementerio cristiano de Chak Jumra, en la región de Faisalabad, que fue destruido y desacralizado con un tractor. Los terratenientes musulmanes alegaban que el terreno era suyo, por lo que destruyeron todo a su paso, sacando los cadáveres de las tumbas y de nuevo la policía no ha querido hacer nada al respecto.

Estos son otros dos ejemplos de la persecución que sufren los cristianos en los países musulmanes, pero por desgracia la cosa seguirá produciéndose mientras los organismos internacionales no alcen la voz para frenarlos.

Andrés Velázquez

[email protected]