• La alcaldesa se luce con las medidas contra la contaminación y adelanta los cortes para peatonalizar la Gran Vía.
  • Mientras, los taxistas paralizan la capital y otras ciudades españolas en protesta contra Uber y Cabify.
  • Y con cargas policiales incluidas: los antidisturbios actúan para que no derriben las vallas que protegían el Congreso.
  • Piden que se regule la actividad del sector de vehículos de alquiler con conductor (VTC).
  • Fomento lo hará a principios de 2018: aunque no podrá anular sentencias judiciales, frenará la especulación con licencias.
  • Lo de las sentencias no es baladí: ahora hay 65.000 de taxi frente a 6.000 de VTC, pero estas podrían sumar otras 10.000.
  • Y ojo, no sólo hay especulación en los VTC, también entre los taxistas: muchos tienen más de una licencia y las venden.
Estos días, entre Manuela Carmena y los taxistas, el madrileño anda fastidiado. Y lo cierto es que no le falta razón para estar cabreado con unos (Carmena y los colegas con los que regenta el Ayuntamiento) y con otros. Como saben, recientemente, la alcaldesa de Madrid se ha lucido con las medidas contra la contaminación (poco efectivas y por ello, suspendidas tras una semana funcionando), los problemas de limpieza y los carriles-bici (provocan muchos atascos… ¡como había pocos!). Claro que por si todo esto no fuera suficiente, ahora Carmena ha adelantado los cortes para peatonalizar la Gran Vía, su 'proyecto estrella'. Mientras, este miércoles los taxistas han paralizado la capital y otras ciudades españolas en protesta contra Uber y Cabify. Y con cargas policiales incluidas: los antidisturbios han actuado contra los manifestantes cuando intentaban derribar las vallas que protegían la entrada al Congreso. También ha habido una 'sentada' protagonizada por cerca de un centenar de taxistas en la Plaza de Neptuno, al grito de "No nos moverán", cuando ha acabado la manifestación (autorizada hasta las 15 horas). Y cómo no, no ha faltado la habitual diferencia de cifras: unos 4.000 asistentes según la Delegación del Gobierno en Madrid, entre 20.000 y 30.000 según los convocantes. Los taxistas han pedido que se regule la actividad del sector de vehículos de alquiler con conductor (VTC). Fomento lo hará "a principios de 2018", cuando aprobará medidas para ordenar tanto el sector de VTC como el del taxi, según ha informado el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar. Todo ello con un Real Decreto "de tramitación larga", que requiere un periodo de información pública y dictamen del Consejo de Estado. Gómez-Pomar ha señalado que el Gobierno "no puede legislar contra las sentencias judiciales". Algo que ya había dicho el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna: "anular una sentencia judicial es algo que ningún Gobierno, en un sistema democrático, puede hacer". Eso sí, subrayó que la nueva normativa frenará la especulación: no se podrán vender las licencias en los dos años posteriores a su obtención y el 80% del servicio se prestará en la autonomía donde se ha otorgado el permiso. Lo de las sentencias no es baladí porque ahora hay 65.000 licencias de taxi frente a 6.000 de VTC (unas 15.700 y 1.900, respectivamente sólo en Madrid), pero estas podrían sumar otras 10.000 por la jurisprudencia creada por el Tribunal Supremo (obligó a conceder 80 por un vacío legal entre 2009 y 2012). Y ojo, porque no sólo hay especulación en los VTC, también entre los taxistas: muchos tienen más de una licencia y las venden, además no todos los taxistas son propietarios del vehículo que conducen. Cristina Martín [email protected]