• Ahora que el sector comienza a ver cómo aumenta el margen de intereses, el de Abanca cae un 21% y el bruto, un 16%.
  • Mejora la morosidad pero sigue siendo muy elevada, del 9,5%.
  • Queda al descubierto el fracaso del Frob, que adjudicó NCG Banco a Escotet aunque no presentó la mejor oferta.
Los resultados obtenidos por Abanca durante los nueve primeros meses del año no son buenos: ha ganado 266 millones de euros, un 22,3% menos que en 2014. Para empezar, el margen de intereses ha retrocedido un 21% al pasar de 407 millones de euros –septiembre 2014-, a 322 millones en los nueve primeros meses de este año. Lo mismo ocurre con el margen bruto, que ha alcanzado los 780 millones de euros, un 16% menos que en 2014. Los datos presentados por Abanca este miércoles contrastan con los conocidos, hasta el momento, por el resto del sector. Hablamos, sobre todo, de la paulatina recuperación registrada por los márgenes, aunque haya sido más por el recorte de los gastos que por una reactivación del negocio. Quizá lo más positivo de la entidad propiedad del venezolano Juan Carlos Escotet (en la imagen) es la reducción de la morosidad, que ha pasado en un año del 13,8% al 9,5%. ¿Es elevada? Efectivamente, todavía es, como las fincas de Extremadura, manifiestamente mejorable. En cualquier caso, estos resultados ponen al descubierto el fracaso del Frob, que adjudicó NCG Banco a Escotet aunque su oferta no era ni la más alta económicamente hablando, ni la más ventajosa para el Frob, que todavía tiene que ingresar 600 millones de euros -100 en 2016, 200 en 2017 y 300 en 2018- de los 1.003 que Escotet se comprometió a abonar. Pablo Ferrer [email protected]