• Se trata del cobro a particulares por extensión de la red y un segundo por la posición de dominio ante contadores inteligentes.
  • Lo de Garoña no es para tanto: las dos eléctricas alegaban una pérdida de ingresos de 152 millones de euros. La multa ha sido de 18,4 millones.

Las relaciones entre las eléctricas y el Gobierno Rajoy o los organismos reguladores, van de mal en peor. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado a Nuclenor, la empresa de la central nuclear de Garoña, con 18,4 millones de euros. Los propietarios de Nuclenor, a pachas, son Endesa e Iberdrola. Y no crean que es para tanto: ellos mismos hablaban de que la puesta en marcha de Garoña tras el parón zapateril les podría ocasionar una pérdida de ingresos de 152 millones de euros.

Pero se trataba de castigar la soberbia de Iberdrola y Endesa: el PP jugó fuerte en defensa del mantenimiento de la central frente a Zapatero, luego les permitió reabrirlas... y entonces Nuclenor dijo que no salían las cuentas. Han recurrido, claro.

Pero llueve sobre mojado, porque la CNMC prepara al menos dos expedientes contra Endesa que podrían acabar en sanción. Por una parte, una sanción contra Endesa Distribución Eléctrica por "una posible conducta anticompetitiva, consistente en un abuso de su posición dominante en relación a los cobros realizados a particulares por ejecutar instalaciones de nueva extensión de red necesarias para atender nuevos suministros o ampliación de los ya existentes, en casos en los que correspondería a la empresa distribuidora asumir la ejecución de tales instalaciones".

Sanción que se prevé inmediata y a la que deben añadir el control que ENEL, propietaria de Endesa, y EON (de Electra de Viesgo) poseen sobre los famosos contadores inteligentes, clave de la reforma Soria y del nuevo sistema de cobro de la luz.

Vamos, que la patronal eléctrica va a necesitar algún servicio especializado de imagen y algún lobby -mejor que el de UNESA- para mantener relaciones de buena vecindad con el organismo regulador y, de paso, con el ministro Soria.

Miriam Prat

[email protected]