• El marido y la hija de la cristiana condenada a muerte, acusada de blasfemia, (en la imagen) se han reunido este jueves con el secretario de Estado.
  • Zapatero, sin embargo, y pese a la fascinación socialista por Cuba, se mostró mucho más proactivo con los 115 presos políticos cubanos y sus 600 familiares.
  • Y es que no es lo mismo el régimen cubano que el Islam.
  • En el Ministerio de Asuntos Exteriores afirman que el tema es muy delicado.
  • Más lo es para la paquistaní, que podría ser ahorcada por el mero hecho de ser cristiana.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, tras reunirse en la mañana del jueves con el marido de Asia Bibi, Ashiq Masih y su hija Sidra, se ha limitado a emitir un comunicado. El texto señala que "ha trasladado a los familiares de la cristiana Asia Bibi, encarcelada en Pakistán y condenada a muerte, el apoyo de España a su causa, en la misma línea que ha señalado la Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton".

Añade el texto que el secretario de Estado Gonzalo de Benito "se ha interesado por el estado de la detenida" y le ha manifestado a su marido e hija "su solidaridad".  En resumen: tan sólo buenas palabras para un asunto de extraordinaria gravedad, en el que no sólo está en juego la vida de una persona, condenada a morir en la horca, sino la libertad de culto para los católicos en Pakistán.

Asia, encarcelada en condiciones inhumanas, es víctima de un ridículo incidente que ha sido castigado, en su caso, con la pena de muerte. Por orden de su capataz tuvo que llevar agua en un barreño, algo del líquido rebasó y salpicó las ropas del capataz. Una campesina musulmana le dijo: "aparta tus sucias manos de cristiana, vas a contaminar nuestra agua, porque los de tu religión sois impuros". Asia, cansada de las constantes provocaciones de la que era víctima constantemetne, se limitó a defenderse.

Fue denunciada y acusada de haber blasfemado contra el Corán por una vecina, y antes de que llegara la policía, decenas de personas visitaron su casa y amenazaron a ella y a su familia con matarlos si no se convertían al Islam". El martirio de esta mujer, madre de cinco hijos, ha durado tres años.

Gonzalo De Benito que ha estado una hora hablando con los familiares de Bibi les ha hecho saber "que el Gobierno de España está plenamente implicado en la defensa de la libertad de religión y en la lucha por la abolición de la pena de muerte en el marco de su política de protección y promoción de los DDHH".

Sin embargo, el presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, se ha mostrado muy optimista y ha afirmado que no le cabe ninguna duda de que le van a conceder a Asia Bibi el asilo político en España.

La actitud templada del Gobierno contrasta con la decisión que mostró el ministro de Exteriores de Zapatero, Moratinos, a la hora de traer a España a 52 presos cubanos.

Ahora, cuando tenemos un Gobierno del Partido Popular, fuentes del  Ministerio de Asuntos Exteriores señalan que el tema de Asia Bibi es un asunto muy delicado del que prefieren no hablar demasiado, pero hubiera sido de agradecer algo más de compromiso ante la difícil situación de una mujer que ni siquiera tiene un abogado, ya que los de su país se niegan a llevarle el caso, por miedo a sufrir represalias.

El Ministerio ha dicho que va a estudiar la posibilidad de costear a Asia Bibi un letrado de fuera del país para presentar un recurso.

Sara Olivo
[email protected]