Ya tenemos rescate bancario. Bueno, mejor dicho, ayuda. Muy bueno el trabajo de Oliver Wyman y Roland Berger.

La horquilla que va de los 15.000 a los 60.000 millones de euros (no se fijen en las unidades, somos ricos) no parece una conclusión muy científica. Pero lo mejor vino cuando el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre explicó cómo han hecho el trabajo tan prestigiosas firmas para valorar la cartera de créditos de la banca española en tan poco tiempo. Pues muy sencillo: fotocopiando los papeles del servicio de inspección del Banco de España, pero a cambio de toda esa labor de reprografía, Roland Berger y Oliver Wyman cobrarán 1 millón de euros por cabeza. No está mal.

Y lo más gracioso es que urge cifrar el rescate pero esto, es decir, el sector bancario es un vehículo en movimiento. Se ha realizado un estudio a 31 de diciembre, cuando la mora bancaria superaba el 6,5%, ahora estamos en el 8,7%. Las conclusiones sáquenlas ustedes.

Toda ayuda a la banca es mala por un montón de razones, pero ésta es otra más, porque la crisis es también cambio y no se pueden gestionar créditos para todo un sector cuando la realidad cambia cada semana.

Lo mismo ocurre con los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con un bono al 3% y ahora está en el siete. Es decir, que no sirve para nada.

Eulogio López

[email protected]