• Al final, la absorción de la CAM nos va a salir a los españoles por unos 21.600 millones de euros.
  • La fórmula del Esquema de Protección de Activos (EPA) permite a la entidad absorbente jugar con la valoración de un fallido.
  • Conclusión: el EPA es el sistema más caro.
  • Según Oliu, Andic y Lara seguirán siendo accionistas del banco.
  • El Sabadell descarta más compras significativas y afirma que Catalunya Banc no entra en sus planes: "Tenemos la persiana cerrada", asegura el presidente.
  • Dividendo: "No puedo avanzar cuál será. Sí que vamos a cumplir con la recomendación de que no sea en efectivo superior al 25%", afirma.
  • Y echa una mano a Belén Romana: la SAREB ha hecho un enorme trabajo este año y eso hay que reconocérselo a su presidenta.
  • La consulta soberanista "no forma parte de nuestros escenarios económicos", asegura.

Este jueves, durante la presentación de resultados anuales del Sabadell, su presidente, Josep Oliu (en la imagen), ha afirmado que el banco aún no ha hecho uso del Esquema de Protección de Activos (EPA) concedido para la absorción de la CAM. Eso sí, está a punto de hacerlo, concretamente cuando agoten los 3.800 millones de euros que la caja de ahorros había provisionado para cubrir pérdidas.

Además, según Oliu tendremos que esperar seis o siete años para conocer la cifra total del EPA. Suficiente para que nadie se acuerde del tema. Pero en realidad sí conocemos los números del EPA, que asciende a 16.000 millones de euros, el tope máximo concedido por el FROB.

Pero ojo, porque a esa cantidad hay que sumarle los 5.600 millones de euros de capital que el Estado aportó en oleadas sucesivas y a fondo perdido. En total, la broma de la CAM nos ha salido a los españoles por la friolera de 21.600 millones de euros. El Sabadell también ha contado con otros 4.000 millones de una línea de liquidez privilegiada que, sí, tendrá que devolver, pero con condiciones ventajosas.

El caso es que la fórmula del EPA permite a la entidad absorbente jugar con la valoración de un fallido. En otras palabras, de un crédito fallido de 1 millón de euros, el Sabadell se hace cargo del 20% y el Estado del 80% restante, con un tope máximo de 16.000 millones de euros. A nadie se le escapa que la estrategia de la entidad absorbente pasa por exagerar los fallidos para que así el Estado ponga más dinero del que realmente le correspondería, de tal manera que el 20% que tendría que poner, al final lo pone también el Estado. En todo caso, la conclusión es clara: el EPA es el sistema más caro.

Vamos con otros asuntos de la rueda de prensa. Tras la ampliación de capital que culminó en octubre del año pasado, entraron dos nuevos accionistas en la entidad: el mexicano Martínez y el colombiano Gilinski, con un 5% cada uno. Como consecuencia, las participaciones de José Manuel Lara (Planeta) e Isak Andic (Mango) se diluyeron. Además, la incorporación de los nuevos socios al consejo de administración está al caer. Sin embargo, según Oliu, estas incorporaciones no supondrán la salida de Lara y Andic de la entidad, aunque se vean relevados dentro del consejo.

En el apartado de nuevas adquisiciones, Oliu ha reiterado que la entidad tiene "la persiana bajada, aunque es una persiana tipo farmacia", esto es, que se puede abrir para alguna emergencia o para alguna operación poco significativa. Ejemplo: la compra del negocio de Lloyds España. Vamos, que la entidad no acudirá a la subasta de Catalunya Banc.

¿Y qué hay del dividendo "No puedo avanzar cuál será. Sí que vamos a cumplir con la recomendación (del Banco de España) de que no sea en efectivo superior al 25%", ha afirmado Oliu.

Y sobre las últimas controversias en el seno de la SAREB, el presidente del Sabadell no ha dudado en romper una lanza a favor de Belén Romana. Su argumento: la sociedad ha hecho un gran trabajo en sólo un año de vida y eso hay que reconocérselo a su presidenta.

Para finalizar, no podría faltar la alusión a la consulta soberanista de Artur Mas. Oliu ha sido un breve en su respuesta: "No forma parte de nuestros escenarios económicos", y punto.

Pablo Ferrer

[email protected]