Cuenta Expansión, en su edición del miércoles, que el fondo norteamericano Flowers Powers (FP) no entrará en la CAM si el Banco de España -el FROB- no admite un banco de productos tóxicos, un esquema de protección de activos (EPA) o, en resumen, si no le pagan los trapos sucios.

Al mismo tiempo, el FROB financiará estas pérdidas con más deuda... y ni tan siquiera ha conseguido en el mercado el dinero que buscaba para ello.

Ahora bien, si todos estos fondos, como FP no son gestores de bancos sino sólo aportadores de fondos, ¿para qué piden dinero público? Y si el que aporta dinero para las pérdidas es el Tesoro público, ¿no sería mejor nacionalizar la CAM en lugar de gastarse una pasta en ella y luego venderla?

Y si la CAM no es un buen negocio, lo que tiene que hacer FP es invertir su dinero en otro sitio. Pero no: es sabido que los especuladores -es decir, lo que bonanciblemente calificamos como mercado- ganan más en las empresas en números rojos que en las que tienen números negros. No aportan otro valor añadido que capital. Y en cuanto puedan hacer plusvalía se marcharán.

Conclusión: la única solución de acabar con el círculo vicioso es el único método justo: si la CAM está quebrada déjela quebrar. El erario público se hará cargo de todo lo que tengan los ahorradores depositados hasta los 100.000 euros. Y, por supuesto, los gestores que le han llevado a la quiebra deben responder por ello. No sólo es el sistema más justo, es el más barato.

Eulogio López

[email protected]