• Slim fuerza para que Telefónica mejore su oferta para quedarse con ePlus.
  • KPN recibirá 5.000 millones de euros en efectivo y tendrá una participación del 20,5% en la nueva sociedad, frente al 17,6% previsto inicialmente.
  • Estratégicamente, tras fracasar en Italia y España, Slim dirigirá su ofensiva europea desde Holanda.
  • A todo esto, las autoridades alemanas tienen que dar el visto bueno a la compra de ePlus.

Se podría decir que Carlos Slim (en la imagen) ha salido derrotado de la batalla con Telefónica, pero no sería del todo exacto. Sí, es cierto que no ha podido impedir la compra de ePlus por parte de la operadora española, pero ha logrado dos cosas muy importantes: mejorar las condiciones de la operación en su beneficio y poner un pie en el mercado europeo. Por su parte, César Alierta se da por satisfecho: más vale un mal acuerdo que un buen pleito.

En una primera fase, las condiciones de la compra de ePlus se mantienen: Telefónica Deutschland compra a KPN el 100% de ePlus mediante una ampliación de capital en efectivo de 3.700 millones de euros más una participación del 24,9% en la entidad resultante. En la ampliación, Telefónica cubrirá los 2.840 millones de euros correspondientes a su actual 76,8%.

La cosa varía en la segunda fase, una vez integrada ePlus en capital de Telefónica Deutschland. A saber: Telefónica comprará a KPN el 4,4% de la compañía resultante por 1.300 millones de euros, hasta alcanzar una participación del 62,1%, mientras que KPN mantendrá el 20,5% frente al 17,6% previsto inicialmente.

Lo segundo que ha logrado Slim es entrar en el mercado europeo. Y esto no es baladí. Un dato que lo ilustra: en Europa existen unas 120 operadoras. En EEUU, 4. Lamentablemente, el mercado europeo va hacia una concentración igual o similar a la norteamericana. Y, como comprenderán, el hombre más rico del mundo no puede quedarse fuera de ese mercado.

Por eso, estratégicamente, tras fracasar en Italia y España -en Francia y Reino Unido tiene las puertas cerradas a cal y canto- Slim dirigirá su ofensiva en el continente desde Holanda. Sí, es cierto que KPN no es uno de los grandes, pero ya ha clavado la pica.

A todo esto, Alierta confía en que las autoridades alemanas den su visto bueno a la operación ePlus. Ya avisaron en su momento de que la examinarían con mucho detenimiento. Y seguro que lo hacen, no lo duden.

Pablo Ferrer

[email protected]