El Congreso saca adelante el decreto ley con el voto de socialistas, CiU, PNV y Coalición Canaria

 

El ministro de Trabajo alega que el ajuste en sector de la construcción es el que ha impedido la creación de empleo.

¡El rey ha muerto! ¡Viva el rey!. A inicios de mes se terminó la ayuda en la prestación por desempleo de 426 euros. Este jueves el Congreso ha aprobado el plan de choque en la lucha contra el paro que contiene la nueva ayuda de 400 euros. Eso sí, todavía no hay empleo.

Y es que las personas no quieren ayudas (que también si no hay nada más). Lo que desean es un trabajo. Y el plan de choque se ha de convertir en un programa para que el número de desempleados vaya descendiendo cada mes. Mientras no sea así, el plan de choque es simplemente el reparto de limosna del papá Estado que te entrega la paga para que no molestes demasiado.

El nuevo decreto ley tiene como medidas destacadas las bonificaciones  a la contratación a tiempo parcial (la reforma laboral de hace unos meses buscaba apremiar la contratación indefinida), así como la nueva ayuda. El objetivo es evitar que el paro sea crónico -sólo que con ayudas de ese tipo no se impide-. Para obtener la luz verde, el Gobierno ha contado con el apoyo de nacionalistas vascos, catalanes y canarios, de manera que se ha evitado así que la norma fuera tramitada como proyecto de ley.

Además, el ministro de Trabajo ha justificado la situación actual a los continuos ajustes que se han producido en el sector de la construcción y que han impedido que se creara empleo en términos interanuales.

Juan María Piñero

[email protected]