Los famosos DTA, conocidos en España como Activos Fiscales Diferidos, que acaban de ser regulados en España al modo europeo, tienen dos efectos: que te desgraven las pérdidas de hoy en los beneficios de mañana y que computen a efectos de recursos propios bancarios. Por eso, al Santander, BBVA y Caixabank les interesan ahora, y mucho, los bancos nacionalizados que antes no les interesaban nada: Novagalicia Banco y Catalunya Banc.

No me gusta la regulación sobre DTA y sin embargo creo que el Gobierno español hace bien en aprobarla. Una contradicción sólo aparente. En primer lugar, no creo que los impuestos por los beneficios de hoy deban cubrir las pérdidas de ayer. Si ayer perdía no ha pagado a Hacienda. Si hoy gana, debe contribuir al bien común.

Y mucho menos creo que un crédito contra Hacienda deba computar como recursos propios, si es que los recursos propios deben ser el mejor termómetro bancario… que esa es otra.

Entonces, ¿por qué digo que ha hecho bien el ministro Luis de Guindos (en la imagen) en acelerar la aprobación de un decreto para regular los DTA de esta forma Pues porque es lo que hacen los países de nuestro entorno, como Italia o aun más, Francia. Ya está bien de que compitamos en Europa con una mano atada a la espalda. Pero no, no me gustan los DTA. No dejan de suponer otra ayuda de los contribuyentes a la banca.

Eulogio López

eulogio[email protected]