Para 'arreglarlo', el Gobierno tiene previsto, además, una tasa medioambiental a los carburantesQué casualidad, hombre. Siempre que se acercan las vacaciones veraniegas -agosto sigue siendo un mes de veraneo, aunque cada vez está más repartido- no se sabe cómo pero suben los precios de los combustibles. Porque ha habido sólo un 'leve' encarecimiento del petróleo en los mercados internacionales: el precio del barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cuesta 106 dólares, casi dos dólares más que la semana pasada, mientras que el barril de Texas americano se mantiene en 89 dólares.

Pues bien: según el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), los precios de la gasolina y el gasóleo han registrado subidas del 1,9% y del 2,9%, respectivamente, en la última semana y vuelven a situarse cerca de sus máximos históricos.

En concreto, el litro de gasolina cuesta en la actualidad 1,43 euros y se ha encarecido un 5,3% desde enero, y un 9,5% respecto a la misma semana del año pasado. Además, se ha encarecido un 6% en lo que va de mes y se aproxima a su récord histórico de 1,498 euros el litro, alcanzado a mediados de abril.

Por su parte, el precio del gasóleo alcanza los 1,378 euros el litro y es un 3,6% superior a enero. Este combustible, consumido por cerca del 80% del parque automovilístico español, cuesta además un 7,4% más que en la misma semana de julio de 2011.

Con estos precios, un vehículo de gasolina medio de 55 litros destina 78,6 euros a su depósito lleno, frente a los 75,79 euros necesarios para el diésel.

Hay que decir que, si se toman los precios antes de impuestos, los precios de la gasolina y el gasóleo son en España de los más elevados de Europa, como explicó recientemente la Comisión Nacional de la Competencia (CNC). Lo que pasa es que luego, los impuestos en España son menores que en otros países de Europa y por eso el precio de los carburantes sigue siendo inferior a la media comunitaria. De hecho, la gasolina alcanza los 1,625 euros por litro en la UE de los 27 y los 1,645 euros en la eurozona, mientras que en el caso del gasóleo, el precio se sitúa en 1,488 euros por litro en la UE de los 27 y en 1,468 en la eurozona.

Pero no se preocupen: eso lo arregla el Gobierno en un pis-pas con esa subida de tasas ecológicas de entre tres y cinco céntimos por litro de carburante.  

Y qué casualidad también que los combustibles suben a la velocidad de la luz pero luego bajan muy poco o tardan mucho en hacerlo... El llamado "fenómeno de cohetes y plumas", es decir el hecho de que los precios minoristas antes de impuestos reaccionan más rápidamente ante incrementos de los precios internacionales (cohetes) que ante reducciones de los mismos (plumas), suponiendo un perjuicio para los consumidores finales y para todas aquellas empresas para las que los carburantes son un factor fundamental.

Lo dicho: y a todo esto..., nos suben la gasolina y el gasóleo antes de agosto.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]