• Londres exige a las 'over the top' que paguen un impuesto del 25% sobre los beneficios generados en el mercado británico.
  • Berlín y París se unen para pedir a los nuevos comisarios europeos que acaben con el dominio del buscador norteamericano.
  • Mientras, Barak Obama continúa en la defensa de Google en detrimento de las telecos.

El cambio del Gobierno comunitario ha animado a los gobiernos europeos a emprender una nueva ofensiva contra 'los google' esto, es, contra los gigantes de Internet, también llamados 'over the top' (OTT), es decir, Google, Amazon, Apple, Facebook, etc.

Y la ofensiva se centra en dos frentes, no en uno. A saber: por un lado, en la cuestión fiscal, esto es, en obligar a estas empresas a pagar impuestos por los beneficios generados en el país. Impuestos que ahora no pagan porque tienen su sede fiscal europea en Luxemburgo, Holanda o Irlanda.

Y Reino Unido quiere poner fin a esta situación. A partir de abril de 2015, los OTT tendrán que pagar un impuesto del 25% sobre los beneficios obtenidos allí. Así lo anunció este miércoles el ministro del Tesoro, George Osborne, aunque no concretó la fórmula para lograrlo.

El otro frente es la posición de dominio que ostenta el buscador. La queja no es nueva, pero sí el impulso que ha tomado, tras el relevo en el Gobierno comunitario, salida de Almunia incluida. En este caso, la ofensiva la protagonizan Alemania y Francia, concretamente, sus Ministerios de Economía, que han creado un grupo de trabajo conjunto.

De forma paralela, el Gobierno de Ángela Merkel ha enviado una carta a la Comisión Europea en la que urge a aprobar medidas que acaben con la posición de dominio de Google en las búsquedas. Acusan al buscador de dar preferencia a los enlaces de sus propios servicios. También exigen a la multinacional que informe a los usuarios sobre el uso que hace de sus datos personales.

Mientras todo esto se cuece en Europa, Barak Obama (en la imagen) insiste en defender a Google en detrimento de las telecos, que amenazaron con interrumpir el despliegue de fibra óptica. Están hartos de que los OTT utilicen sus carísimas redes para hacer sus negocios y no les paguen por ello. En cualquier caso, parece que EEUU la batalla la está ganando Google. Este miércoles, la mayor teleco (AT&T) ha señalado que no llevará a cabo su amenaza y seguirá con el despliegue de sus redes según lo previsto.

No olvidemos que Google fue la empresa que más dinero donó para las últimas elecciones norteamericanas. En Europa no le ha hecho falta demostrar tanta generosidad. De momento.

Pablo Ferrer

[email protected]