• El Consejo de Estado aprobó este jueves un informe que respalda la medida.
  • Si el TC admite a trámite el recurso, el Gobierno pedirá también la suspensión de dicha declaración.
  • Mas acusa al Ejecutivo de cortar la vía del diálogo y afirma que recurrir una declaración está fuera de lugar.
  • "Entendemos que nuestra obligación como Gobieno es hacer cumplir las leyes", ha dicho, Soraya Sáenz de Santamaría. No obstante, ofrece su cooperación a la Generalitat en todos los aspectos.
  • Se trata de una impugnación y no de un recurso de inconstitucionalidad.
  • El Gobierno pide el mismo respeto que muestra cuando sus decisiones son impugnadas por las Comunidades Autónomas.

Soraya Sáenz de Santamaría (al centro en la imagen, junto al ministro José Manuel Soria y el titular de Exteriores, García Margallo), al término de la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, ha anunciado que impugnará ante el Tribunal Constitucional (TC) la declaración soberanista del Parlament de Catalunya aprobada el pasado 23 de enero con los votos de CiU, ERC e ICV-EUiA.

El Gobierno ha seguido los pasos que ya anunciara. Tras pedir un informe a la Abogacía del Estado, que señaló que la declaración soberanista era impugnable, pidió un dictamen al consejo de Estado, cuyo dictamen era preceptivo, pero no vinculante. El Consejo ha coincidido con la opinión del Informe de la Abogacía, y respalda  la posibilidad de presentar un recurso ante el TC. El Gobierno ha avisado que al mismo tiempo que solicita la impugnación pedirá también al TC la suspensión de la declaración del Parlament.

Soraya Sáenz de Santamaría ha justificado así la decisión del Ejecutivo: "Entendemos que nuestra obligación como Gobierno es cumplir y hacer cumplir las leyes la Constitución, es la ley de Leyes" y la resolución del Parlament, entiende el Ejecutivo "es incompatible con la Constitución".

Al ser preguntada por qué ha presentado una impugnación y no un recuso de inconstitucionalidad, ha señalado que es la propia ley orgánica del TC quien indica lo que se puede impugnar. No ha querido ser más explícita.

Según la declaración, ha indicado, "Catalunya es objeto de soberanía cuando claramente no lo es". Según señala  el artículo 161 de la Constitución, "el Gobierno podrá impugnar ante el Tribunal Constitucional las disposiciones y resoluciones adoptadas por los órganos de las comunidades autónomas". La vicepresidenta ha expresado su voluntad de diálogo hacia el Gobierno catalán, y, dentro del marco habitual de relaciones con las CCAA ha ofrecido, "especialmente a Cataluña", su colaboración en todos los aspectos.

Afirma la vicepresidenta que la decisión de impugnar la declaración soberanista obedece a que "estas son las reglas del juego", y ha recordado que también el Ejecutivo respeta las decisiones que adoptan las CCAA cuando deciden recurrir las decisiones que adopta el gobierno central.

Artur Mas, antes incluso de que Soraya hiciera el anuncio de la impugnación, ha puesto de relieve que la decisión del Ejecutivo "está fuera de lugar" y que "cuanto más avanza la democracia, menos base democrática tiene". Una declaración que "no es una norma en firme". Sostiene, además, que no ve ninguna voluntad de diálogo por parte del Gobierno de Mariano Rajoy.

Sara Olivo

[email protected]