Disminuyó hasta 39.777,9 millones de euros, frente a los 48.403,7 millones en 2010

 

Este miércoles ha informado el Banco de España que durante el año 2011, el déficit acumulado de la balanza por cuenta corriente disminuyó hasta los 39.777,9 millones de euros, lo que supone un descenso del 17,8% respecto a 2010, (48.403,7 millones en 2010). Esta evolución recoge principalmente el buen comportamiento  de los saldos comercial y de servicios, y, en menor medida, de las transferencias corrientes, que compensaron la ampliación del déficit de rentas.
 
El saldo negativo acumulado de la balanza comercial en el año 2011 se situó en 39.954,3 millones de euros (47.142,8 millones en el mismo período del año anterior), en un contexto de dinamismo de los flujos comerciales -explica el Banco de España-, tanto de las importaciones como, especialmente, de las exportaciones (10,4% y 16,7% en tasa interanual, respectivamente), y de notable corrección del déficit del componente no energético (un 69%), mientras que se amplió el saldo negativo energético (un 16%).  

Asimismo, en diciembre de 2011 la economía española registró un déficit por cuenta corriente de 3.598,8 millones de euros (2.573,5 millones en el mismo mes de 2010). Este incremento -añade el banco emisor- se explica por la ampliación del déficit de rentas, que contrarrestó la mejoría del saldo de la balanza comercial y de servicios y, en menor medida, del saldo de la balanza de transferencias.  
 
Por su parte, el déficit de la balanza comercial se situó en diciembre de 2011 en 3.894,2 millones de euros (4.586,0 millones en el mismo mes de 2010). Este comportamiento tuvo lugar en un contexto de mayor dinamismo  de
las exportaciones que de las importaciones (4,5% y un 0,3% interanual, respectivamente). La disminución del déficit comercial se debe a la mejora del componente no energético, cuyo saldo negativo se redujo cerca
de un 84% en diciembre, compensando el incremento del déficit energético (aproximadamente un 19%).  
 
En la balanza de servicios, el superávit acumulado durante el año 2011 ascendió a 35.310,7 millones de euros (27.796,9 millones en el mismo período del año 2010). El saldo positivo de la rúbrica de turismo y viajes
se amplió hasta alcanzar 30.611,2 millones en 2011 (26.957,8 millones en el año previo). Por su parte, los otros servicios contabilizaron un superávit de 4.699,5 millones de euros (839,0 millones en el año 2010).  
 
El déficit de la balanza de rentas se amplió en 2011 hasta 29.186,4 millones de euros (21.941,3 millones en 2010). Por último, el saldo negativo acumulado en 2011 por la balanza de transferencias corrientes se
redujo hasta 5.948,0 millones de euros (7.116,4 millones en el año anterior).
 
La cuenta de capital registró durante el año 2011 un superávit de 5.333,5 millones de euros (6.295,1 millones en 2010). Mientras que el saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, es decir, la capacidad o necesidad de financiación de la economía, fue negativo y se situó en 34.444,4 millones en 2011, inferior en un 18,2% al observado un año antes (42.108,6 millones).

La cuenta financiera, excluido el Banco de España, originó salidas netas por valor de 68.299,1 millones de euros en 2011, frente a unas entradas netas de 28.865,9 millones durante 2010. En consecuencia, los activos netos
del Banco de España frente al exterior descendieron en 2011, por un importe de 109.153,1 millones de euros (15.696,3 en el año 2010). Dicho descenso se concentró en los activos netos del Banco de España frente al Eurosistema, que disminuyeron en 124.056,2 millones de euros (9.787,5 millones en 2010), mientras que los otros activos netos aumentaron en 4.893,5 millones (frente al retroceso de 6.722,3 millones registrado en el año anterior). Por su parte, las reservas se incrementaron en 10.009,7 millones de euros (813,6 millones en
2010).  
 
Andrés Velázquez
[email protected]