"Al fin podré desbloquear ante el Supremo la situación de indefensión en la que me encuentro", aseguró José Blanco, ministro de Fomento de Zapatero, portavoz del Gobierno y pieza clave del candidato Rubalcaba ante el 20-N.

Un genio este Pepiño. Si la juez de Lugo que instruye el 'Caso Campeón' ha remitido al Supremo el sumario es porque considera que hay indicios de delito en un aforado, que no es otro que el señor ministro, lo cual permite a Pepiño superar su indefensión.

Y esto es bello e instructivo: hemos descubierto que todo español desea ser juzgado de una acusación de soborno para poder defenderse. Yo, de hecho, sueño con esa posibilidad cada día.

La dialéctica de Blanco es única: si la juez ha decidido que soy sospechoso, eso indica que mi inocencia se podrá demostrar en breve. Y ahí te quedas.

Pero don José Bono, bono convertible, no se iba a quedar atrás: ¿A quién van a creer los españoles, a un delincuente o a un ministro? Buena pregunta, me temo que con respuesta variable. Sobre todo si consideramos que al acusador se está autoinculpando de cohecho. Quiero decir que, en materia de soborno, penado está el sobornador y penado el sobornado. Así que da la impresión de que el empresario Dorribo no miente sino que está cogido por la justicia y dispuesto a que el sobornado a quien pagó caiga con él. Por eso, señor Bono, muchos tendemos a pensar que es el delincuente el que no miente.

Y encima el CIS

El candidato Alfredo P. Rubalcaba ha montado un circo y le están creciendo los enanos. Ahora el CIS, que nunca ha querido cantar las excelencias socialistas, le da 121 escaños al PSOE por 195 al PP. Elena Valenciano, esa finura de mujer que dirige la campaña de Pepunto Rubalcaba, asegura que, pase lo que pase en las urnas, don Alfredo no se marcha. Ya veremos lo que piensa de ello, Carme Chacón. Joaquín Almunia abandonó el liderazgo socialista por obtener 125 diputados. Sin comentarios.

Caso Blanco: encuestas del CIS y encima otro subidón del paro registrado. Los enanos de Rubalcaba no dejan de crecer.

Rubalcaba también fue ministro de Educación

Lo recuerda ese gran periodista que es José Antonio Vera, en La Razón. No es de extrañar que Rubalcaba ataque con tanto ahínco la enseñanza estatal. Siendo secretario de Educación forjó una ley con la que se convirtió en profesor titular sin oposición, la gran reforma socialista que destrozó la universidad española. Es lógico que no quiera recortes en educación.

Rajoy y los bancos

El programa del Partido Popular resulta, como asegura Rubalcaba, de una ambigüedad calculada. Respecto a los bancos, la formación conservadora me ha sorprendido: en un primer momento, aseguran que los activos tóxicos, principalmente de crédito al promotor inmobiliario, deben aflorar. Hasta ahí todo bien, es más, estupendo.

Eso sí, si alguna entidad no puede hacer frente a las deudas entonces no quebrará, como sería lo lógico, sino que el Estado, o sea todos, le ayudará a recapitalizarse, no olviden este 'palabro' genial, se lo ruego.

Bien está el reconocimiento de las pérdidas reales por crédito a la promoción inmobiliaria. Debería haberse hecho tres años atrás, cuando la bola no había crecido, pues es el único problema serio de una banca que era -en eso tenía toda la razón ZP- la mejor de Europa. Ahora bien, ¿por qué tenemos que pagar entre todos el desastre inmobancario?

Eulogio López

[email protected]