• El Banco de España retrasará la decisión todo lo posible para ajustarse a la nueva normativa, más arbitraria.
  • No obstante, el supervisor entiende que la normativa europea es aplicable en el Estado español aún cuando esté pendiente de trasposición.
  • En resumen, el informe jurídico del Banco de España posibilita que Sáenz continúe como primer ejecutivo del primer grupo bancario del país.
  • Por tanto, la sucesión en el Santander vuelve a aplazarse. Botín puede dormir tranquilo.
  • Mientras, Iniciativa per Catalunya (IC) amenaza con ampliar las medidas judiciales contra MAFO por el caso Olabarría al actual gobernador, Luis María Linde.

Alfredo Sáenz (en la imagen) seguirá como vicepresidente y consejero delegado -es decir, como primer ejecutivo- del Grupo Santander, a pesar del fallo del Tribunal Supremo que ponía en solfa el indulto que le concediera el Ejecutivo Zapatero por el caso Olabarría Delclaux.

Tras la decisión del Supremo, la pelota quedó en el tejado del Banco de España. El gobernador, Luis María Linde, encargó un informe a su equipo jurídico y este ya tiene las cosas claras: no hay ningún problema para aplicar la nueva normativa europea (noviembre de 2012) cuya trasposición a España se hará en breve plazo. De hecho, aunque el decreto del Gobierno Rajoy no llegara a tiempo, se entiende que la normativa comunitaria es de aplicación en el ámbito estatal. En consecuencia, no existiría efecto retroactivo alguno.

En pocas palabras, la nueva normativa concede arbitrariedad a los organismos supervisores para decidir quién puede ejercer como banquero. La antigua norma era más objetiva: con condena penal, no se puede figurar en el Registro de bancos y banqueros.

Por tanto, el visto bueno a Sáenz tiene todos los predicamentos jurídicos. No obstante, para que se visualice mejor, el Banco de España podría retrasar la decisión hasta que la trasposición al ordenamiento jurídico español sea una realidad.

Además, no olvidemos que Iniciativa per Catalunya (IC) ya ha llevado a los tribunales al anterior gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernáncez Ordóñez, por el caso Olabarría y ahora pretende hacerlo con el actual.

Y sí: Alfredo Sáenz continúa al frente del Santander. Emilio Botín, tan feliz.

Eulogio López

[email protected]